Se espera que hoy se confirme en forma oficial, aunque anoche varios testigos daban cuenta de que el cuerpo hallado en el río Chubut pertenece a Santiago Maldonado. Pocas veces un gobierno y los medios tomaron tantos recaudos a la hora de confirmar una información. El respeto primó sobre la vorágine informativa. Con la confirmación oficial, será necesaria también una autopsia con la mayor profesionalidad posible y la presencia de todas las partes con interés. Después de la experiencia en el caso del fiscal Nisman, con autopsias contradictorias y cuestionadas por todos los interesados, es de esperar que no suceda otra vez con un caso de tanta repercusión en el país y en el exterior. Y, junto con esa información, deberá darse respuesta a cómo llegó a ese lugar (río arriba de donde se registró la represión de Gendarmería) y por qué esa zona, pese a recomendaciones que se hicieron, no había sido rastrillada. Las respuestas seguramente no llegarán antes de las elecciones, pero igual debe ser cuanto antes.