El consumidor argentino es infiel, no se casa ni compromete: más del 90% de los consumidores alterna entre varias marcas o elige por precio. Sin embargo, también es "marquero". Siempre va a tratar de hacer un esfuerzo por elegir las marcas que le gustan y con las que se identifica: las primeras marcas tienen más peso en la canasta que en países como España o Alemania. El factor aspiracional tiene mucho peso.

Estos datos forman parte del estudio "Radiografía de los argentinos", que reunió los patrones que configuran un "identikit del consumidor arquetípico" y fue presentado ayer en Buenos Aires por la consultora "Kantar".

Amigo de la tecnología: el 90% de los adultos ya hizo compras online y dos de cada tres realizaron alguna transacción financiera con su teléfono

El estudio indica que se trata de un consumidor "adaptativo", modifica constantemente sus hábitos de compra en busca de la conveniencia (este año compra más en almacenes de barrio, en años anteriores incorporó el mayorista). También es "ágil", reacciona rápidamente a los estímulos: adoptan nuevas estrategias con rapidez ante nuevos escenarios.

Busca experiencias y salir: 6,4 M de personas vieron Toy Story 4, el doble que la película más vista del 2018

Acostumbrado a los sinsabores de la economía local, califican al consumidor argentino como "resignado": 96% declaran haber reducido o abandonado alguna categoría en el último año. "A pesar de ser marquero, en el último año empezó a comprar muchas segundas marcas en algunas categorías. Trata de no resignar servicios que lo mantienen conectado (Internet, telefonía,salidas), pero baja con fuerza el consumo de ciertas categorías (lácteos, congelados)", describen. En ese sentido, también es un comprador entrenado: las sucesivas crisis lo volvieron escéptico y desconfiado, muy atento a la "letra chica" de los productos y contratos. Esperan mensajes claros y concisos por parte de las empresas

También somos "contradictorios": somos el país con mayor consumo de galletitas del mundo (12 kg por año por habitante) al tiempo que crece el consumo de productos saludables.

Respecto al vínculo con la tecnología, los argentinos pasan en promedio siete horas online y desbloquean su celular alrededor de 190 veces al día, mientras que cuatro de cada diez no prestan atención a las publicidades cuando navega, según el informe. El 90% de los adultos ya hizo compras online en alguna oportunidad, y en la Ciudad y provincia de Buenos Aires el 30% usó apps de delivery, mientras que dos de cada tres realizaron alguna transacción financiera con su teléfono.