Las horas previas al anuncio formal del paquete de medidas para domar la economía tuvieron dos capítulos de impacto, uno previsible y otro desconcertante. El índice de aumento de precios era esperado -sólo sorprendió la magnitud- aunque esta vez, por lo menos, el presidente Mauricio Macri tuvo la posta y avisó que era un mes de “pico “de inflación. Está claro que con la continuidad del aumento de tarifas y la remarcación por el traspaso a precios de la suba del dólar, abril traerá también malas noticias. Menos esperado, era que el Banco Central volviera a modificar el esquema monetario que ya había cambiado seis meses antes.

La primera línea del Gabinete dará otro viraje hoy cuando confirme medidas de aliento al consumo que había desestimado por populistas. Cambio de reglas de juego, el gran riesgo del país.