Súbitamente, desde el Gobierno entraron en razón acerca de que las PASO son un gasto injustificado, siendo que ninguna candidatura presidencial estará en disputa el próximo 11 de agosto. El proyecto que presentarán hoy en Diputados para suspender las primarias en los distritos en los que no haya competencia, sin embargo, no tiene que ver con los 4.000 millones de pesos que demandará la realización del primer turno electoral. Tampoco con pretensiones de perfeccionar el sistema. La explicación tiene que ver más con la irremediable tensión cambiaria que habrá antes de esos comicios, que podría recrudecer camino a octubre si los números no son los esperados. Mejor, analizan algunos dentro del oficialismo, jugar todo a octubre, a la espera de que la reactivación, o al menos la sensación de ella, sea más palpables. Mientras lo estudian, puntean eventuales apoyos en el Congreso.