En sus génesis, tal vez fueran surfers aburridos de contemplar por horas un mar planchado sin olas. O quizás se remonte mucho más atrás en el tiempo y distante en la geografía: hasta las arenas habitadas por las antigua civilización egipcia. A Fabián Orsi, pionero del sandboard en el pais, que comenzó a practicar el descenso de dunas sobre improvisadas superficies de cartón corrugado en los veraneos familiares, ambas teorías le resultaban simpáticas y plausibles. Pero cuando el emprendimiento Sandwave tomó forma, hacia el año 2000, la actividad todavía resultaba tan exótica como singular en estas playas atlánticas.

"Fabricamos nuestras primeras tablas, sin tener ningún tipo de información técnica o visual- recuerda hoy Fabián, creador de la marca junto a sus hermanos Diego y Gustavo- Recortamos un tablón, de un largo de un metro aproximadamente, le realizamos unos cortes transversales en las puntas para poder así inclinar los extremos y mancillamos estos cortes y le dimos una mano de pintura y barniz".

Más adelante, "experimentamos con cortar las tablas de diferentes formas y hasta intentamos poner unas quillas laterales para poder doblar mejor (lo que no funciono como esperábamos). Como verán, en ese momento no teniamos mucha idea sobre el tema", admite el Orsi del medio.

En la actualidad, el sandboard cobra especial impulso en las temporadas estivales y hace base en la costa. Durante el resto del año, Fabián trabaja en su taller perfeccionando los modelos que van a surcar las dunas los meses pico. Recibe pedidos de todo el país y hasta exporta partidas limitadas a Perú, Chile y Brasil, reconocidas mecas regionales de la actividad.

"El problema para la difusión del sandboard desde Buenos Aires es la distancia que nos separa de la arena -interpreta Orsi- No puedo practicarse en la ciudad ni hay pistas cubiertas".

Los sandboards standard están construidos en base a madera terciada de Guatambú, y Laminado Plástico (Formica). Los straps (fijación de los pies), constan de una pieza que sostiene el empeine y la otra que sujeta el talón. También existen sandboards de alto rendimiento, con un núcleo de madera pegado con resina epoxi, envueltos en capas de fibra de vidrio y resina.

En su calidad de iniciadores y cultores de la actividad, además de la faceta emprendedora que los tiene como proveedores casi exclusivos para el mercado interno, los Orsi fueron contratados para filmar sendas publicidades en la República Dominicana y en Vietnam (con destino a China).

En nuestro país, las "pistas" más populares están en las dunas atlánticas (Villa Gesell, Pinamar), pero la Puna es ideal para combinar la práctica con la experiencia de viaje.

  • 2.700 pesos

Es el precio de una tabla clásica, pero también puede adquirirse un trineo infantil (3-5 años) por menos de mil y hasta gigante, por dos mil pesos.