El flujo constante de correos electrónicos, mensajes y notificaciones que reciben los trabajadores les impide concentrarse, en lugar de hacerlos más productivos, sugirió un estudio realizado en 21 países europeos. De los 20.000 empleados encuestados, solo el 11,4% dijo sentirse "muy productivo" con la incorporación de tecnología, según la investigación realizada por Microsoft y publicada ayer por la cadena inglesa BBC.

El informe hizo hincapié en que la cantidad incesante de notificaciones y actualizaciones que llegan desde las redes sociales y otras plataformas no solo atentan contra la productividad de los trabajadores sino que alimentan en realidad el llamado "tecnoestrés".