El Gobierno suele tener la virtud de mostrar un discurso uniforme. En los últimos días cerró filas como nunca en dos temas centrales: la dupla inflación-salarios en el 15% y la defensa del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, que reaparece esta semana para encorsetar las paritarias. Pero en la Casa Rosada utilizan el sustantivo “ajuste” para otra cosa: el congelamiento de sueldos de los funcionarios y la reducción de la planta política que anuncia hoy el presidente Mauricio Macri de regreso al país, luego de que las últimas fotos lo mostraran andando en bicicleta por París con su esposa, Juliana Awada. El “ajuste en las estructuras del Estado nacional” que detallará Macri deberá ser contrastado con otro dato: en abril del año pasado un informe marcó que la estructura política del gobierno macrista había crecido cerca de 25% en 15 meses, con cinco nuevos ministerios y un incremento en el número de secretarías, subsecretarías y direcciones. Mejor gap que los salarios.