Los adultos deben "darles su espacio" a los adolescentes en la cuarentena, dejarlos "vivir a contramano" y "acostarse a cualquier hora" para que puedan conectarse con sus pares con intimidad y, además, "buscar compartir actividades y estar abiertos al diálogo, sobre todo si es una inquietud de ellos", señalaron especialistas.

"En la adolescencia se necesitan espacios diferenciados y no compartidos con la familia. Es frecuente el cambio de horarios, que se viva a contramano de los demás en la casa para usar los espacios en momentos de silencios o tener la casa disponible para conectarse con sus amigos, ya que están todos encerrados por la cuarentena", dijo a Télam Agustina Cermade, psicóloga especialista en adolescentes.

"Que necesiten de este espacio no quiere decir que la familia tiene que desaparecer. Hay que ofrecer terrenos para la charla y sin otros estímulos. Aprovechar como un momento privilegiado para la comunicación, contarse algo del día, compartir frustraciones y enojos en esta situación", aclaró.

Cermade aseguró que los adultos no deben hablar con los adolescentes desde un lugar "moralista". "El mayor padecimiento de los adolescentes no está en el aislamiento social, porque se genera un contacto por redes con amigos, sino más bien el padecimiento corporal, no estar cerca del otro. La adolescencia es un momento donde se toma distancia corporalmente de los padres y se acerca a los pares", explicó la psicóloga.

En la misma línea opinó Silvina Valente, ginecóloga y sexóloga clínica, quien resaltó que "hay que escucharlos, buscar acercarse a hablar, respetarle sus tiempos y sus espacios" y aseveró que los adultos deben "hablar en base a lo que te preguntan los adolescentes".

Gabriela Torres, titular del Sedronar, afirma: "Hay que empezar a comunicarse de otra manera. No con interrogatorios sino conocerlos, saber qué les pasa, cómo están".