Ante la gravedad de la emergencia económica derivada de la pandemia del coronavirus, el Gobierno amplió el plan de obra pública para el Conurbano de $10.000 a $15.000 millones, y que comenzará esta semana a ejecutarse como parte de la administración de la cuarentena.

Así lo confirmaron a BAE Negocios fuentes del Ministerio de Obras Públicas y el presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Iván Szczech, días después de la cumbre que el presidente Alberto Fernández mantuvo con el sector y parte de su Gabinete. El propio titular de la entidad mayor de la construcción relató que "el plan se amplió de $10.000 a $15.000 millones, según expuso el ministro (de Obras Públicas, Gabriel) Katopodis", información que fue ratificada por la cartera.

Szczech dijo: "el ministro Katopodis aseguró que la semana que viene (por la que comienza el lunes 20 de abril) ya se estarán firmando los convenios, y los intendentes licitarán las obras, lo cual nos llena de enormes expectativas". Asimismo, el directivo apuntó que "lo que se refiere a las obras privadas y la fabricación de insumos para la construcción, quedó en manos de los gobernadores que en algunos casos ya presentaron propuestas, y serán evaluadas por el comité de expertos en salud". Es un hecho que en estos segmentos se aplicará la llamada "territorialidad", es decir que la actividad se normalizará en las zonas más seguras de la Argentina.

El programa orientado al GBA había sido adelantado a este medio por los intendentes de San Martín, Fernando Moreira; de Morón, Lucas Ghi; e Ituzaingó, Alberto Descalzo. Todos ellos coincidieron en que la coyuntura devastadora sobre la actividad tiene nexo directo con la decisión gubernamental de financiar los proyectos ya desde el lunes 20, en lo que se evidencia como una "apertura" leve del aislamiento social preventivo y obligatorio.

Más allá de la colaboración en planes relacionados con la salud pública, los más de veinte municipios del primer y segundo cordón del Gran Buenos Aires presentaron proyectos de temáticas diversas, como arreglo de veredas; cuidado de plazas y espacios públicos; pequeñas obras de conexión de agua y cloacas; cordón cuneta; trabajos de pintura en escuelas, y terminación de hospitales, entre otros planes de acción. En esta línea, el intendente Ghi amplió a este medio: "Habrá una convocatoria a licitaciones públicas, y vamos a necesitar tanto de los trabajadores municipales, como de las cooperativas y las empresas que se presenten para ejecutar las obras".

Uno de los principales pedidos del Gobierno a los intendentes es que se priorice la labor de las pequeñas y medianas empresas locales, junto a los corralones y el "ecosistema" de proveedores radicados en el conurbano.