Debido al parate que sufre la industria automotriz por la crísis sanitaria desatada por el coronavirus, la mayoría de las terminales pedirá al Gobierno la ayuda económica para el pago de los salarios de abril, mientras reabrirían sus plantas no antes de mediados de mayo.

Dos directivos del sector señalaron a BAE Negocios que "las empresas hoy no cuentan con el apoyo de sus casas matrices por la crisis internacional". "Están tan golpeadas como el resto de las actividades y, por eso, pedirán la asistencia salarial para el pago de los salarios de los próximos meses. Esto va para largo y con suerte vamos a patentar 250.000 vehículos", indicó.

Como adelantó este medio, los niveles de sobrestocks son tan elevados que no existe necesidad de producción por varios meses y la apuesta máxima es la exportación. "Volkswagen podría volver a exportar cajas de cambio en mayo, y las terminales que fabrican camiones o pickups estarán mejor paradas", apuntaron.

En este estado de situación, VW, Mercedes-Benz, Iveco, Scania y Toyota, por ejemplo, podrían presentar otro panorama. El Gobierno privilegia la fabricación de camiones para la emergencia sanitaria, y por otro lado, de pickups con destino a la producción agropecuaria y las exportaciones.