El avance de la pandemia del coronavirus fue una pésima noticia para el sector aerocomercial a nivel mundial, que ve como sus ingresos caen en picada. Esto incluye no solamente a las compañías aéreas y a todos sus proveedores sino también a los administradores de los aeropuertos.

En las últimas horas, la concesionaria Aeropuertos Argentina 2000 (AA2000), la empresa piloteada por el empresario Eduardo Eurnekian que controla 33 terminales en el país, tomó una decisión que podría profundizarse en el corto plazo.

El plan es trasladar a las dos empresas que hoy operan en El Palomar (Flybondi y JetSmart) al aeropuerto Ministro Pistarini de Ezeiza. No solo eso, la idea es, muy pronto, consolidar también en ese aeropuerto la operación de Aeroparque. Es decir, llevar allí los pocos vuelos que se hacen actualmente al interior y a algún país limítrofe.

En el caso de El Palomar, el Organismo Regulador de Sistema Nacional de Aeropuertos (ORSNA) se tomará un tiempo para escuchar a las partes y recién ahí decidir y, además, indicaron que también contemplarán el pedido de parate solicitado por AA2000 para la terminal porteña.

"El área metropolitana de Buenos Aires cuenta con tres aeropuertos con vuelos comerciales regulares (Ezeiza, Aeroparque y El Palomar) y hoy la compañía está arbitrando los estudios para realizar una solicitud similar respecto de Aeroparque, y así consolidar durante la pandemia todas las operaciones en Ezeiza hasta que vuelvan a permitirse las operaciones regulares", indican en la concesionaria, que acaba de presentar una oferta de canje de ON por USD386 millones.

En AA2000 agregan que "la aviación civil se encuentra en su peor crisis histórica, y sin certezas de su futuro inmediato y a mediano plazo. En ese marco, la compañía ha visto sus ingresos reducidos drásticamente. Ante los desafíos que plantea la parálisis provocada por la pandemia de Covid-19 y la restricción de vuelos, ha solicitado al ORSNA el cierre temporario del aeropuerto de El Palomar y el traslado de sus operaciones a Ezeiza. La decisión y la duración de esta medida serán determinadas por las autoridades correspondientes".

"Hoy no hay vuelos regulares en El Palomar, salvo algunos esporádicos de repatriación. El traslado temporario mejoraría la distribución de pasajeros dentro de la terminal, facilitando la distancia recomendada y colaborando de esa manera con el cuidado y la protección de éstos. Adicionalmente, Ezeiza se encuentra mejor preparado para realizar todos los controles sanitarios que el protocolo exige. Hoy El Palomar no tiene capacidad para cumplir con el distanciamiento social y los controles necesarios para enfrentar el Covid-19", dijeron en la administradora de aeropuertos.

Desconfianza y preocupación

En medio de ese contexto, las low cost que operan en el país tienen un motivo más de preocupación.

La solicitud que le hizo AA2000 al Gobierno para cerrar el aeropuerto de El Palomar, una terminal que la administración de Mauricio Macri había transformado en emblema para el desarrollo del negocio de las aéreas bajo costo en el país, deja varias dudas a las low cost que operan allí.

La decisión parece un golpe letal para las dos compañías que operan en la terminal bonaerense. Las empresas dudan que la medida sea momentánea. "Nos ofrecen que traslademos la operación a Ezeiza, algo que para nuestro modelo de negocios es inviable por los altos costos que eso significaría. Nosotros tenemos pasajeros que viajan al interior con los precios ventajosos que le ofrecemos que no pueden invertir el tiempo y el dinero que se necesita para ir hasta Ezeiza", le explica a BAE Negocios Gonzalo Pérez Corral, gerente general de JetSmart.

El ejecutivo asegura que, con ésta y otras decisiones, se está discriminando a las compañías de bajo costo que comenzaron a operar en el país hace más de dos años. "Luego de tomar la operación de Norwegian, en diciembre del año pasado, le pedimos al Gobierno poder sumar posiciones en Aeroparque y nunca nos dio el permiso. Sentimos que hay un claro favoritismo hacia Aerolíneas".

Pérez Corral aseguró que apelarán judicialmente la decisión de AA2000 para que abandonen El Palomar -en donde hoy "duermen" cuatro de sus aviones- y que ya han tenido contacto con los gobernadores de las provincias a donde vuelan, e incluso con los ministros de Turismo del interior.

Flybondi tampoco piensa quedarse de brazos cruzados. En las últimas horas realizó una presentación legal ante el ORSNA, el ente regulador de las terminales aeroportuarias, y ante el Ministerio de Transporte para que analicen la situación en forma urgente.

Desde el inicio de su operación comercial, en febrero del 2018, pasaron más de 2.890.000 pasajeros.