Los líderes de China están considerando la posibilidad de no fijar un objetivo numérico para el crecimiento económico de este año, dada la incertidumbre causada por la pandemia mundial de coronavirus, según afirmaron fuentes cercanas al gobierno.

En cambio, lo que podría anunciarse en el próximo Congreso Nacional del Pueblo a finales de este mes es una descripción de la meta para el crecimiento del Producto Bruto Interno.

El año pasado, el objetivo fue de un rango de entre el 6% y 6,5%. No se ha tomado una decisión definitiva sobre el objetivo, dijeron las fuentes consultadas por Bloomberg.

El informe de trabajo del gobierno, que generalmente incluye el objetivo del PIB, se revisa varias veces antes de la conferencia.

La segunda mayor economía del mundo se encamina a su peor rendimiento en la era posterior a Mao, ya que el impacto de las medidas de restricción para frenar la enfermedad en el país se ve agravado por una caída en la demanda mundial a medida que se propaga la pandemia.

Ante esto, los líderes del país se enfrentan a la opción de establecer un objetivo de crecimiento desagradablemente bajo, uno alto pero no realista o saltarlo por completo.

Tal medida liberaría a los responsables políticos de la obligación de inyectar un estímulo significativo para alcanzar cierto nivel de crecimiento mientras el empleo se mantenga estable.

Si bien China ha anunciado políticas de relajación crediticia, exenciones fiscales y planes de gasto adicionales, las medidas aún son específicas y más moderadas que las de otras economías importantes.

La precaución de los líderes está impulsada por el temor a un aumento descontrolado de la deuda después de que los préstamos se dispararan tras la crisis financiera mundial.

Algunos economistas, incluido el asesor del banco central, Ma Jun, defendieron públicamente descartar el objetivo numérico debido a la presión que ejerce sobre los responsables políticos.

Los principales líderes del país también suavizaron el tono sobre la importancia de cumplir objetivos de crecimiento específicos en una reunión del Politburó el mes pasado.