En un día en el que se espera más presión sobre el peso, luego de que se anunciara la propuesta de reestructuración de la deuda argentina, el Banco Central se propone controlar la escalada de los dólares financieros. Según dispuso la autoridad monetaria, comandada por Miguel Pesce, los bancos no podrán operar en cauciones bursátiles y los grandes exportadores deberán optar entre financiarse con estos instrumentos bursátiles o con créditos bancarios, con el tope de $1.500 millones ya existente.

Desde el Central entienden que los bancos y las empresas se fondeaban barato en el mercado de capitales (la tasa de caución a 7 días ayer se ubicaba en un promedio de 8,98%) y luego utilizaban esos pesos para fugar divisas mediante operaciones de contado con liquidación.

Pesce está convencido de que el fuerte salto que pegaron los dólares financieros en los últimos días, que el martes llevó al CCL a tocar los $114, fue producto de maniobras especulativas generadas justamente a partir de la baja en las tasas de estos créditos que se obtienen a través de la Bolsa.

Las cauciones bursátiles son básicamente préstamos a muy corto plazo -entre 1 y 90 días- garantizados por el Mercado de Valores. Para los inversores, funciona de forma similar a un plazo fijo.

Sin la posibilidad para los bancos de acceder a dinero barato vía mercado de capitales, y con un tope en el caso de los grandes exportadores, el BCRA espera que el contado con liqui, que permite cambiar pesos por dólares a través de la compra/venta de bonos, se reduzca y, con ello, caiga el valor de esta cotización implícita que en los últimos días copó todas las portadas y avivó al incertidumbre en un contexto ya de por sí complicado.

Ayer el dólar contado con liquidación y el MEP pegaron un fuerte volantazo tras el anuncio de Alberto Fernández de que Argentina está "en una suerte de default virtual". El tipo de cambio implícito caía 11% antes de la conferencia brindada desde la Quinta de Olivos y, tan sólo 15 minutos después, terminó la jornada con una baja de 6%. En apenas un cuarto de hora, el CCL prácticamente subió todo lo que había ganado el martes, el día que tocó los $114.

El cierre del día dejó estos números: el contado con liquidación a $102,10 y el MEP, a $103,37.

"Mañana vuela", sentenciaron desde la mesa de operaciones de una sociedad de Bolsa respecto de qué esperan que suceda con el dólar financiero en el "día después". No se conocía todavía la decisión del Banco Central de restringir la operatoria con cauciones.

Hoy el mercado dará su veredicto en esta pulseada que tiene a una conducción del BCRA en el ojo de la tormenta no sólo por la fortísima disparad del dólar Bolsa, que acaparó todas las portadas y avivó la incertidumbre, sino también por la cuestionada evolución de los créditos al 24%. En la city advierten que habrá que estar atento también al mercado informal. "Hay que ver si las empresas que ahora no se pueden cubrir de la baja de tasas vía contado con liqui o MEP no se van al blue", señalan.