La World Compliance Association celebró, por primera vez, un congreso totalmente online cuyos beneficios íntegros irán a la lucha contra el coronavirus Covid-19, a través de la plataforma de donaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El congreso, de alcance internacional, contó con la participación de ponentes de más de seis diferentes países, que abordaron los temas más relevantes, críticos y de actualidad entorno al compliance y su papel en la crisis mundial del Covid-19.

El presidente Internacional de la WCA, Diego Cabezuela, abrió la jornada con unas palabras de apertura, para dar lugar al Dr. Patrick Moulette, Responsable de la División Anticorrupción de la OCDE, quien realizó una conferencia experta sobre el impacto de la crisis en el ámbito de la corrupción. También se abordaron los canales de denuncia en el ámbito internacional, ciberdelito, el control de precios y competencia frente a la pandemia, la evaluación de los programas de cumplimento desde una perspectiva jurisdiccional y judicial, entre otros.

La presidenta del capítulo argentino la Dra. Lina Anllo, realizó un recorrido sobre las distintas regulaciones en materia de compliance en nuestro país y resaltó que "en épocas de pandemia y crisis es sumamente necesaria y se vuelve trascendente la aplicación de programas de integridad y políticas de compliance tanto en el ámbito público como privado, para evitar la provocación de ilícitos e irregularidades relacionadas con la corrupción y suba irracional de precios".

En Perú, por ejemplo, están interviniendo en varias denuncias respectivas a esos delitos, así también como en España donde el director de Control Interno de la Comisión Nacional de los Mercados y Competencia de España, Carlos Balmisa Garcia Serrano, contó las medidas adoptadas por el órgano regulador para controlar tanto la competencia comercial como los precios en época de pandemia. En consecuencia, se realizan procedimientos de investigación controlando la competencia y el delito por lo que los canales de denuncia permiten aplicar justicia material de manera directa.

Con respecto a la sensible situación que estamos atravesando tanto a nivel nacional como mundial, Anllo señaló que la crisis permitirá "clarificar lo que nunca deberíamos haber olvidado. Hay cosas que tienen precio y ya no tienen valor, hay cosas que tienen mucho valor y no tienen precio, en particular la vida y la salud. Aprovechemos esta incertidumbre creativa y trágica para que cuando la puerta se abra salgamos más sabios y conscientes de que no hay futuro si no pensamos ni actuamos de manera plural ".