Un reciente informe realizado por el Ministerio de Salud junto a un grupo de especialistas afirma que los embarazos no se agravan porque la mujer esté contagiada de Covid-19 y asevera que, al momento de parir, puede ser acompañada por una persona que no pertenezca a ninguno de los grupos de riesgo y amamantar a su bebé de manera directa.

El documento, denominado "Recomendaciones para la atención de embarazadas y recién nacidos en contexto de pandemia", asegura que aunque existen datos escasos sobre el impacto del Covid-19 durante el embarazo, "los riesgos de enfermedad grave en la embarazada parecen ser similares a los de la población no gestante".

Tampoco se ha demostrado que exista una relación entre el coronavirus y el parto prematuro y los estudios realizados sobre recién nacidos (RN) infectados reportan "enfermedad leve en todos ellos", consignó la información oficial.

Además, el texto destaca que "el contacto piel a piel inmediato en el momento del nacimiento no parece aumentar el riesgo de enfermedad para el recién nacido".