Un informe difundido ayer por la Unión Industrial de Córdoba mostró que el 60% de las empresas consultadas, en una encuesta especial por la afectación de la cuarentena del Covid-19 a la economía, admitió que la cadena de pagos se rompió. Y casi un 18% señaló que se extendió, lo que dejó a las fábricas con un problema de financiamiento crítico.

La consulta comprendió el comportamiento de los pagos desde el inicio de la cuarentena hasta la actualidad, y entre los que señalaron que la cadena se mantiene pero extendida, un 40% dijo que fue a 60 días, un 30% a 30 y un 20% a 90 días. Aún bajo, preocupaba el restante casi 10% que se fue a más de tres meses.

Fue natural que casi el 80% de las fábricas cordobesas haya disminuido su actividad, lo que justificó que entre las principales preocupaciones estén el pago de salarios (32%), la caída de la demanda (23%), la falta de capital de trabajo (11%), el pago de impuestos (8,5%), la caída de órdenes de compra (7%), el desabastecimiento de insumos (5,7%) y los cheques rechazados (4,3%), entre otros.

Consultados sobre las medidas que debería tomar el Gobierno para enfrentar la crisis económica en el medio de la pandemia, los empresarios cordobeses propusieron: apertura total del sistema bancario, cobertura de gastos de salarios y cargas sociales a cargo del Gobierno, acceso rápido a créditos para pagos de sueldos y capital de trabajo, bajar gasto público, la eximición/reducción de impuestos, la postergación de vencimientos de obligaciones, reactivar el consumo y la demanda y flexibilizar sectores para producir en la cuarentena.

En relación con los beneficios que la administración central otorgó, el 71,2% de los encuestados sostuvo que no accedió a ninguno de ellos; mientras que un 18% pudo obtener los créditos a mipymes al 24%, y solo el 1% accedió al Repro.