En la previa del vencimiento del plazo de aceptación de la oferta de canje presentada por el Gobierno a los bonistas, el Fondo Monetario Internacional (FMI) se mostró confiado en que Argentina logre un acuerdo "con alta participación de acreedores", pero aclaró que ese organismo "no participa directamente" de las negociaciones.

"Las autoridades argentinas se encuentran con negociaciones activas para reestructurar su deuda soberana. Confiamos en un acuerdo con una alta participación de los acreedores para que Argentina pueda restituir la sostenibilidad de la deuda", señaló ayer el vocero del FMI, Gerry Rice.

En una conferencia de prensa virtual que brindó desde Washington, el funcionario aclaró, no obstante, que las negociaciones entre el Gobierno y los bonistas son "una cuestión bilateral, que corresponde a Argentina y sus acreedores", por lo que el FMI "no participa directamente" en ellas.

Rice, sin embargo, destacó que el Fondo está "listo" para ayudar a Argentina "en estos tiempos difíciles en el que el Gobierno busca responder a los efectos en la salud y económicos del coronavirus y desarrollar un plan económico que restaure un crecimiento sostenible e inclusivo en el mediano plazo".

Hoy a las 18 hora local (17, en Nueva York) vence el período de aceptación de la oferta de canje presentada por el ministro de Economía, Martín Guzmán, a los acreedores, que tienen en su poder alrededor de USD66.000 millones de títulos en dólares bajo legislación extranjera.

Desde la cartera económica señalaron que, de no llegarse a un acuerdo, se cerrará la propuesta pero continuarán las negociaciones. Días atrás, Guzmán admitió que el Gobierno está dispuesto a considerar una contrapropuesta de los bonistas para avanzar hacia un punto de encuentro entre ambas partes.