La titular del Fondo Moneterio Internacional ( FMI), Kristalina Georgieva, hizo un llamado a los países del G20 para duplicar la capacidad de financiamiento de emergencia del organismo, impulsar la liquidez global a través de instrumentos como los utilizados en la crisis global de 2009, y apoyar una reducción del peso de la deuda de los países más pobres, para contener los efectos económicos de la pandemia de coronavirus.

La directora gerente del Fondo hizo esta declaración luego de una cumbre vía teleconferencia de líderes del G20 esta mañana. En el texto, Georgieva hace un llamado a actuar como una comunidad global para proteger las vidas de las personas y resguardar la economía mundial.

Señaló que el Fondo proyecta una contracción económica mundial en 2020 y una recuperación en 2021. La profundidad tanto de la contracción como de la recuperación va a depender, dice la funcionaria, de la velocidad de contención de la pandemia y de cuán fuerte y coordinada sean las políticas monetarias y fiscales que se apliquen.

Enfatizó que es "particularmente crítico el apoyo fiscal focalizado en los sectores vulnerables y en el sector comercial, de forma tal que puedan seguir a flote para volver pronto a trabajar, ya que de otra forma tomará años superar los efectos de las quiebras y cierres masivos.

Este apoyo "acelerará la eventual recuperación, y nos pondrá en mejores condiciones para superar desafíos tales como el impago de deudas y la disrupción de los flujos comerciales.

Y remarcó la importancia de respaldar a los mercados emergentes y países en desarrollo, que están fuertemente afectados por la combinación de crisis de salud, súbito freno de la economía mundial, la salida de inversión extranjera y, para algunos, la fuerte caída de precios de los commodities. "Estos países deben ser nuestro principal foco de atención", dice Georgieva, que agrega que el FMI tiene 1 billón de dólares de capacidad financiera para asistirlos, trabajando en conjunto con el Banco Mundial y otras instituciones multilaterales.

Necesidades

La funcionaria enumeró los desafíos actuales:

n Un excepcional número de países que están requiriendo financiamiento de emergencia del FMI.

n Mercados emergentes impactados drásticamente por la huída de capitales y la falta de liquidez.

n Muchos países de bajos ingresos que afrontan la crisis con un elevado peso de deuda externa.

"Debemos actuar a la altura de la magnitud de los desafíos, lo que significa trabajar en conjunto para hacer aún más fuerte la respuesta a la crisis", escribió Georgieva, y agregó: "Superaremos esta crisis juntos, y de la misma manera sentaremos las bases para una recuperación más rápida y más fuerte".