Luego de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) respaldara la tesis del Gobierno de que la deuda argentina es "insostenible" y avalara la necesidad de que la reestructuración de deuda con los acreedores privados incluya "apreciables" quitas, los bonos locales anotaron ayer un sostenido derrape y el riesgo país se disparó un 2 por ciento.

La expectativa de que la negociación con los bonistas no será "amigable", reforzada por las declaraciones del FMI el miércoles, dejó un tendal de números rojos entre las principales emisiones de deuda argentina. Entre los bonos más castigados estuvieron el Bonar 24, con una baja de 2,2%, y el Bonar 20, que cerró un 2% abajo.

En el mercado creen que, por el tenor de las declaraciones del Fondo, el resultado podría haber sido peor.

"El duro comunicado del FMI, el cual avalaría mayores quitas a bonistas, tuvo una negativa respuesta que se vio reflejada especialmente entre los bonos, ya que el ‘recovery value’ se vería afectado ante eventuales escenarios de una reestructuración menos amigable", señaló el economista Gustavo Ber.

"Aunque el respaldo del organismo internacional resulta importante para el complejo proceso de renegociación de la deuda, los operadores estarán atentos a la respuesta de los acreedores, ya que en caso de no aceptarse la oferta podría ingresarse en un peligroso escenario de ‘hard default’, el cual perjudicaría la capacidad de recuperación económica", agregó.

Por la mala performance de los bonos locales ayer, el riesgo país saltó un 2% a 2.094 puntos.

La atención del mercado sigue enfocada en la fecha límite del 31 de marzo que fijó el Gobierno para llegar a un acuerdo con los bonistas.

A contramano de los títulos públicos, el S&P Merval avanzó un 1,49%, impulsado por las acciones de los bancos y desacoplado de los mercados de referencia.

En el panel líder de la Bolsa porteña, Grupo Supervielle ganó 5%; Banco Macro subió 4,4%; Cresud saltó 39%; y Transportadora de Gas del Sur cerró 3% arriba.

Las acciones argentinas que cotizan en Wall Street también tuvieron un buen día, con subas de hasta el 3%.

El FMI emitió un comunicado el miércoles en el que consideró que la deuda de la Argentina "no es sostenible" y pidió una "contribución apreciable" de los acreedores privados.

En el mercado leyeron estas declaraciones como un intento por asegurarse el pago de la enorme deuda que nuestro país mantiene con el organismo multilateral ante la escasez de recursos actuales.

En el Gobierno celebraron las palabras del Fondo, que respaldó la idea oficial de la que deuda no es sostenible. El propio presidente Alberto Fernández sostuvo: "El Fondo nos dio la razón, decíamos la verdad". (Ver página 12)

La titular del FMI, Kristalina Georgieva , advirtió ayer que el plazo que tiene la Argentina para renegociar la deuda es "apretado" y aseguró que "compete" al Gobierno llevar a cabo el diálogo con los bonistas privados.