El Gobierno flexibilizó las condiciones de acceso a la ayuda estatal para empresas: por un lado simplificó el ingreso al salario complementario, uno de los reclamos que venían realizando los empresarios. Permitiría un crecimiento de hasta el 42% del alcance del programa. Por otro lado, el BCRA decidió lanzar una nueva línea de créditos para mipyme, que incluye la obligación de acatamiento por parte de los bancos, incluso con castigos previstos: deberán prestar hasta $22.000 millones al 24%, con menores condiciones y con garantía Fogar. Las empresas afirman que son avances positivos aunque sostienen que habrá que esperar si el dinero llega a las firmas que más lo necesitan.

Las centrales empresarias venían manifestando grandes dificultades para acceder a la ayuda estatal para capear las consecuencias de la crisis. El Gobierno se hizo eco de los reclamos y tomó algunas decisiones. Desde las fábricas lo asumen como positivo aunque insisten en que habrá que verlo en la práctica.

Una de las condiciones que complicaba la aprobación del salario complementario por parte de Afip era la de que las empresas debían mostrar 0% de mejora en la recaudación obtenida entre el 12 de marzo y el 12 de abril. Con una inflación de 48,4%, la exigencia dejaba afuera a muchas empresas. Ahora el ATP incluirá a las que muestren mejoras de 5%, es decir caídas reales de 29,2%. Sigue siendo exigente pero implica una nueva flexibilidad.

Un informe técnico del Ministerio de Desarrollo Productivo que acompañó a la medida realizó el cálculo de cuánto incidirá: "El corte en 5% en lugar de en 0% permite incrementar el potencial de trabajadoras y trabajadores que percibirán el salario complementario en alrededor de 125.000". Además, el programa incluirá automáticamente a las empresas que hayan sido creadas después del 13 de abril del 2019, lo que supone que sean alcanzados otros 37.000 empleados.

Por último, también pasaron a ser beneficiarias aquellas de más de 800 empleados con mejora de 5% nominal en la facturación, lo que incluiría a hasta 394.000 empleados (Desarrollo aclaró que el número puede ser inferior). Hasta acá los salarios incluidos en la medida fueron 1.310.000, según datos oficiales. Se tratará entonces de un crecimiento de hasta 42,4% en el alcance del programa.

La otra pata de la ayuda oficial que recibió fuertes críticas fue la del crédito al 24%. La coincidencia generalizada es que sólo las empresas más calificadas, y por ende las menos necesitadas, accedieron. A través de un comunicado, el BCRA lanzó una nueva línea por $22.000 millones para las empresas por ahora no alcanzadas. Unas 200.000, según los cálculos oficiales. Tendrán garantía Fogar y "los bancos no se podrán negar". Se fondeará con desarme de Leliq (con castigo de desarme extra para los incumplidores) y liberación de encajes.