El Producto Bruto Interno (PBI) de la eurozona caerá un 7,7% este año por los efectos de la pandemia del coronavirus, advirtió la Comisión Europea (CE) en su previsión económica de primavera de 2020.

"Tanto para la economía mundial como para la de la UE, la pandemia de coronavirus supone una gran conmoción de gravísimas consecuencias socioeconómicas. Las previsiones económicas de primavera de 2020 apuntan a que la economía de la zona del euro se contraerá en un nivel récord del 7,7% en 2020, para crecer de nuevo a un 6% en 2021", asegura el comunicado.

A pesar de que la UE y sus Estados miembros adoptaron varias medidas para responder a la crisis provocada por el Covid-19, advierte el texto, la economía del bloque comunitario experimentará este año una "recesión de proporciones históricas".

"Con respecto a las previsiones económicas de otoño de 2019, las proyecciones de crecimiento para la UE y la zona del euro se revisan a la baja en unos nueve puntos porcentuales", destaca la nota.

De acuerdo con las estimaciones proporcionadas por la Comisión Europea, los PBI de Grecia, Italia y España sufrirán la mayor caída de la eurozona: retrocederán 9,7%, 9,5% y 9,4%, respectivamente.

Los datos del Ejecutivo comunitario señalan que ningún país de la UE tendrá crecimiento económico este año.

Si la UE no elabora una estrategia para que sus Estados miembros se recuperen de la crisis provocada por la pandemia, ésta puede afectar el mercado y tener como resultado "divergencias económicas, financieras y sociales entre los Estados miembros de la zona del euro".

"También existe el riesgo de que la pandemia desencadene cambios más drásticos y permanentes en las actitudes hacia las cadenas de valor mundiales y la cooperación internacional, que lastrarían una economía europea de por sí muy abierta e interconectada", subrayó el organismo.

Desigualdades

Por su parte, el comisario europeo de la Economía, Paolo Gentiloni, declaró que la UE entró en la "recesión económica más profunda en su historia". Agregó también que tanto la recesión como la recuperación serán "desiguales" y que habrá que tener en cuenta las diferencias entre los países.

En cuanto al resto de las proyecciones, se prevé que la deuda pública conjunta de la eurozona aumentará hasta el 102,7% del PBI este año; mientras que la tasa de desempleo crecerá dos puntos (del 7,5% al 9,5%) respecto del año pasado.

"En algunos Estados miembros, el aumento del desempleo será más significativo que en otros", dice al subrayar que "son especialmente vulnerables aquellos países que tienen una alta proporción de trabajadores con contratos de corta duración y aquellos en donde gran parte de la población activa depende del turismo".

El mayor desempleo se prevé este año en Grecia, donde aumentará en términos anuales del 17,3% al 19,9%, así como en España, en donde prevén que alcanzará el 18,9%.