Es bueno encontrar en las grillas del on demand ciertas películas que no tienen salida comercial en nuestro país. Por ejemplo, este thriller que narra desde un punto de vista paranoico (pero perfectamente posible) los acontecimientos que llevaron al asesinato de Pier Paolo Pasolini en 1975. El realizador trabajaba en Saló, su último filme, cuyo material fue robado. Pero detrás de la búsqueda de la película se esconde una trama política y muchos enemigos del realizador, en un momento especialmente violento de la historia de Italia. Quizás el mayor defecto de la película es ser "demasiado" thriller, muy apegado a las fórmulas del género (aunque las desarrolla con efectividad) cuando tema y personaje ameritaban otra clase de abordaje. Sin embargo, algo del espíritu rupturista y lúcido de Pasolini se trasluce al filme.