El presidente de Israel pidió al parlamento (Knesset) que eligiera un nuevo primer ministro, dando al parlamento tres semanas para acordar un líder, antes de llevar al país a una cuarta elección consecutiva sin precedentes en poco más de un año.

El presidente Reuven Rivlin tomó la iniciativa después de que su primer ministro designado, el ex jefe militar Benny Gantz, y el primer ministro Benjamin Netanyahu no lograran un acuerdo de reparto de poder. En un comunicado, Rivlin dió 21 días para nombrar primer ministro al Parlamento, que consta de 120 escaños.

"Espero que la Knesset pueda encontrar una mayoría que permita la formación de una coalición lo antes posible, para evitar la celebración de una cuarta elección", dijo Rivlin en su declaración.

Un acuerdo probablemente requeriría un compromiso importante de ambos dirigentes. Durante las tres campañas del último año, Gantz prometió nunca servir en un gobierno bajo Netanyahu, acusado por cargos de soborno, abuso de confianza y fraude. El veterano Netanyahu, mientras tanto, se vería obligado a permitir que Gantz sirva como primer ministro durante parte del próximo período en un acuerdo rotativo de reparto de poder.

La semana pasada las negociaciones entre ambos, que estaban avanzadas, se estancaron por la exigencia de Netanyahu de tener más influencia en los nombramientos judiciales.