En época de pandemia cada minuto vale oro. Pensando en este concepto, un equipo de profesionales de la salud liderados por Victoria Malek y Adrián Royffer, crearon BDIN, una plataforma para coordinar la derivación de pacientes.

"BDIN ayudará a salvar diez veces más vidas cuando se registre el pico de infectados en la Argentina, en comparación a lo que sucedería si se utilizara el proceso tradicional de derivación telefónica. Aquí se carga la solicitud en segundos por única vez, y todo el ciclo se confirma en siete minutos promedio, a diferencia de los 40 minutos promedio que tarda si la realiza por teléfono", explica Malek.

Ambos profesionales lograron una inversión público-privada en 2019 de USD80.000 para la creación de esta plataforma. Estiman facturar $6,5 millones en los próximos dos años.

"Desde el 1° de marzo se registraron más de 400 solicitudes de derivación por sospecha de COVID-19 en prestadores de la Ciudad de Buenos Aires. Y la frecuencia, según comentan sus creadores, viene aumentando de forma consistente. "Acabamos de firmar un acuerdo con el Ejército Argentino a partir del cual desde BDIN se derivarán pacientes al Hospital Militar Central, Campo de Mayo y las otras unidades de campaña abiertas por la emergencia.", explican.

Una de las ventajas de la plataforma es que emula los procesos actuales de derivación, con lo cual los operadores la encuentran muy intuitiva y fácil de usar; lo que agiliza la implementación. "Hoy podemos entrenar online a un departamento de admisión entero en 45 minutos", explica Royffer. Además, otra de las grandes ventajas es que permite el seguimiento del estado de la derivación en tiempo real hasta su finalización (trazabilidad), reduciendo la posibilidad de errores.

Malek asegura que "estuve 40 horas en la guardia de una prestigiosa clínica porteña esperando una cama para mi papá." Desde que fue lanzada, la plataforma está siendo utilizada por actores del sector privado -como Grupo Omint, el Hospital Sirio Libanés o Los Sanatorios Anchorena- y también por organismos estatales, como PAMI; pero es ahora cuando están teniendo la mayor cantidad de consultas y pedidos de organismos privados y oficiales. Gracias a BDIN, tanto Malek como Royffer estiman que se podrán atender un 30% más de casos sospechosos de Covid-19 gracias a la eficiencia del sistema y al ahorro de tiempo en la derivación.