Los trabajadores de las app de delivery se unieron en un mismo reclamo y algunos convocaron a un paro de actividades. Piden mayores medidas de seguridad para evitar infectarse con el coronavirus. El sector de jóvenes trabajadores reclama que no existe un protocolo unificado y piden al Gobierno que haga controles.

La Agrupación de Trabajadores de Reparto (ATR) y Glovers Unidos Argentina convocaron a un paro que se replicó en otros países. Lucas, integrante de ATR, quien no da su apellido por temor a represalias, denunció: "Estamos en plena pandemia y sólo recibimos un kit con un barbijo descartable y una botellita de alcohol en gel por parte de Pedidos Ya; un kit de barbijo y guantes en Glovo La Plata y en Capital, un barbijo y un alcohol en gel pequeño. Yo trabajo en Rappi y no recibí nada, Uber Eats tampoco brinda elementos de seguridad. Necesitamos trabajar tranquilos. La empresa tiene que proveernos de los elementos necesarios".

Desde la Asociación de Personal de Plataformas (APP) señalaron que "nos vemos en la obligación de alertar a los usuarios sobre el comportamiento altamente peligroso de las app. Necesitamos que garanticen la distribución de implementos de seguridad, otorguen licencias y compensación por cuarentena".

"Lo único que hicieron es montar una patética campaña de marketing basada en nuestro trabajo y nuestro riesgo. En varias semanas de trabajo, sólo algunos repartidores recibieron algún kit. Los trabajadores no pueden arriesgarse y tener encima que pagar por los elementos que la empresa está obligada a entregar", señaló la vocera de APP.

En Rappi y Pedidos Ya confirmaron a BAE Negocios que crearon un fondo de emergencia para los repartidores que presenten el virus COVID-19. "Este fondo brindará asistencia financiera hasta por 14 días, que será calculado de acuerdo con las ganancias diarias que el repartidor haya tenido en los últimos dos meses", señalaron.

Juan Manuel Otaviano, abogado de la app dijo que "pedimos al Gobierno de la Ciudad que convoque a las empresas y a los comercios para que se acuerde un protocolo de seguridad común, que colaboren para dar masivamente elementos de seguridad y establecer puntos de reparto. Es necesario que les permitan entrar para poder ir al baño. La Ciudad debe ayudarlos para que puedan hacer compras a precios accesibles".

Según el representate legal, en el caso de Glovo pusieron autos en algunos puntos de la ciudad para repartir un kit pequeño con un solo barbijo y un alcohol en gel chiquito. Algo que no alcanza ni para un día, para trabajadores que están todo el día en la calle. Por eso reclaman mayores controles.

Otra alternativa, si esta situación no se resuelve, es hacer una presentación en la Justicia, con el riesgo de que suspendan toda clase de actividades en las app hasta que no regularicen la entrega de elementos de seguridad. Algo que evalúan, aunque saben que los trabajadores precarizados no pueden arriesgarse a quedar sin trabajo en este contexto donde la pandemia les impide una reinserción en ninguna clase de empleo.