Frente a las denuncias por aumentos de precios, la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, citó para esta semana a la Federación Argentina de Supermercados (FASA) y a la Cámara Argentina de Supermercados (CAS) con el fin de investigar a los proveedores que están remarcando productos y hasta entregando menor mercadería.

El titular de FASA, Víctor Palpacelli, señaló a BAE Negocios que "lamentablemente se enfrentan muchos casos donde el proveedor si no se le aceptan los aumentos, dice que entregará la mitad de la mercadería o nada" al tiempo que confirmó que serán recibidos por Comercio Interior. La maniobra de las empresas acompaña la enorme cantidad de aumentos de precios que hubo en los últimos días, desde el aceite pasando por la harina y sus derivados, azúcar, huevos y vegetales.

"Es comprensible que nuestros asociados no podrán cumplir con esta exigencia (en referencia a los Precios Máximos) si los productores, fabricantes y distribuidores de los productos de venta al público no respetan lo enunciado anteriormente. Por lo tanto, dado que se verifica una gran cantidad de violaciones a lo establecido en la resolución 100, los miembros de CAS y FASA hemos resuelto tomar una decisión conjunta: no aceptar listas de precios que no respeten lo establecido", plantea un comunicado que circuló en forma reciente.

Las cadenas provinciales, en una posición poco usual, tomaron la determinación de no convalidar subas de precios y denunciar a las empresas industriales que se abusen de los consumidores.