El artista Horacio Fontova, un creativo intenso y comprometido, falleció esta mañana a los 73 años tras "pelear durante años con una enfermedad", según confirmó esta mañana la cuenta de Twitter del Instituto Nacional de la Música (Inamu). Fontova fue músico, compositor, actor, dibujante y escritor, tareas todas que asumió con dedicación y entusiasmo y que lo ubicaron como un personaje tan talentoso como entrañable. En los ’70 fue un gran diseñador gráfico, responsable de las mejores tapas de la histórica Expreso Imaginario, pero siempre estuvo ligado a la música.

Con su banda Fontova y sus Sobrinos, atravesó sobre todo los ’80 y compuso canciones como Me tenés podrido, Sacá la mano de la lata, Quiero una novia pechugona, Los hermanos Pinzones, Qué viva la chacarera y Me siento bien. Su sello, además de un gran conocimiento musical, fue siempre el humor, que ejerció en los ’90 como actor junto a Jorge Guinzburg en esa sorpresa televisiva que fue Peor es nada. El envío había nacido como "prueba" un verano en el recién privatizado Canal 13, y tuvo un éxito mayúsculo en gran medida gracias al Negro, lo que le valió un Martín Fierro.

En cine protagonizó El regreso de Peter Cascada (2005, de Néstor Montalbano) y formó parte de los elencos de La Peste (1991, Luis Puenzo), ¿De quién es el portaligas? (2007, Fito Páez) y en un par de Fernando Spiner: Adiós querida luna y Aballay, el hombre sin miedo, de 2003 y 2010, respectivamente. Y en 2013 dio su voz a Loco en Metegol, película animada en 3D argentina, de Juan José Campanella.