El ministro de Agricultura, Luis Basterra, realizó un balance de su gestión ante la Comisión de Agricultura del Senado nacional y entre sus principales conceptos, defendió la política en materia de política tributaria para la producción granaria, hizo referencia al paro del campo que incidió en los precios de la carne bovina en los mostradores y sostuvo que pese a pronósticos desfavorables, la siembra de trigo para la próxima campaña aumentará en un 3%.

En una videoconferencia y por espacio de casi dos horas, el titular de la cartera reconoció que más allá de los pronósticos que vaticinaban fuertes subas en los derechos de exportación, el Gobierno "aplicó decisiones equilibradas", en el marco de una economía que necesita asegurar el ingreso de divisas. En este sentido, explicó que aunque contaban con la posibilidad de elevar las retenciones en el trigo y maíz al 15%, finalmente quedaron en 12%. "Los derechos de exportación tuvieron impacto en un solo cultivo", señaló, en referencia al incremento para el complejo sojero, que pasó de 30% a 33%. También destacó que se desarrolló un mecanismo que otorgará un trato diferencial a los productores de hasta 1.000 toneladas, aunque no brindó detalles sobre su modo de implementación.

El funcionario también abordó la cuestión de la bajante del Río Paraná, que representa un enorme inconveniente para la agroindustria emplazada en el área del puerto de Rosario. En este sentido, reconoció que por el momento y hasta que las lluvias eleven el nivel, los barcos deberán reaprovisionarse en los puertos del sur de la provincia de Buenos Aires. Con respecto al incremento de precios en la carne bovina, Basterra sostuvo que el paro del campo generó un aumento en los precios de la hacienda en Liniers, que se trasladó a los mostradores de las carnicerías.