Luego de que varios brotes de coronavirus en el mundo se ensañaran con las residencias de adultos mayores, los geriátricos de Estados Unidos presionan a los gobernadores para que les garanticen inmunidad legal ante el temor de ser denunciados por los familiares de los fallecidos, según informó la prensa local.

Estados Unidos es el país más afectado por la pandemia, con 972.969 infectados y 55.118 muertos, según el recuento de la Universidad Johns Hopkins, y a pesar de que no existe un registro oficial del número de decesos por el virus en los geriátricos, una cuenta extraoficial publicada la semana pasada por el diario The Wall Street Journal, ubicó la cifra por encima de 10.000.

En otras palabras, más del 18% de las muertes totales por coronavirus del país.

La cadena de televisión NBC informó que los geriátricos están presionando a los gobiernos locales para obtener inmunidad legal y destacó que casi el 70% de los más de 15.000 de las residencias del país son propiedad de empresas con fines de lucro.

Más aún, el 57% son operadas por grandes cadenas, un término con el que los centros de control y prevención de enfermedades locales definen a aquellas compañías que poseen dos o más residencias.

Hasta el momento, al menos seis estados otorgaron explícitamente una inmunidad legal a geriátricos para esta pandemia, mientras que otros seis dieron algún tipo de cobertura a centros sanitarios en general, según informó la cadena estadounidense, citada por la agencia de noticias EFE.

En un comunicado, Mark Parkinson, presidente de la American Health Care Association, una organización que representa a más de 14.000 residencias de adultos mayores, reclamó la semana pasada más apoyo por parte de las autoridades y pidió más tests para los geriátricos.