El grupo local Libson, especializado en la fabricación de refrigeradores para punto de venta, oficializó la compra de la marca de heladeras y freezers Neba. La fábrica, que está ubicada en El Pantanillo (San Fernando del Valle de Catamarca), reabrirá sus puertas bajo el nombre comercial de Nueva Neba el próximo 2 de marzo.

Con una inversión estimada de $185 millones prevista para los próximos dos años, la fábrica se pondrá en marcha con una producción inicial de 45.000 unidades anuales entre heladeras y freezers.

Los productos se comercializarán principalmente en tiendas de electrodomésticos y cadenas de retail de todo el país a través de una fuerte estrategia comercial.

Para poner en marcha la fábrica, la empresa mantuvo al 100% de los empleados (56 personas) y apunta a duplicar la plantilla en los primeros meses, con el objetivo principal de potenciar la producción, para alcanzar las 85.000 unidades anuales para el 2021.

"Priorizando la industria nacional y con precios accesibles, lanzaremos nuevos modelos apostando a la innovación, la calidad, el diseño y el bajo consumo. En esta nueva etapa, nos propusimos, además, reestablecer la relación con todos los canales del mercado, así como preservar los puestos de trabajo y crecer rápidamente como parte fundamental para el desarrollo de Nueva Neba", comentó Cristian Alfaro, Director Comercial de la empresa.

Se estima que la producción anual de heladeras en la Argentina ronda las 950.000 unidades y 200.000 la de freezers. El recambio de estos productos suele darse cada diez años aproximadamente y el 40% del mercado corresponde al segmento de entrada con precios de entre $25.000 y $38.000.

"Desde el Grupo Libson, decidimos apostar en Nueva Neba ya que confiamos en el valor de la marca y más aún en los atributos de sus productos que se basan en la durabilidad y el alcance para toda la familia. Estamos convencidos que lograremos, rápidamente, poner a trabajar la planta, a su máxima capacidad productiva. Invertiremos de forma constante en capital de trabajo y tecnología buscando recuperar la industria regional y nacional", aseguró Alfaro.

Libson es un fabricante de heladeras, freezers y materiales para puntos de ventas, como supermercados, quioscos y almacenes. Hoy el grupo cuenta con cuatro plantas industriales (incluyendo la que acaba de sumar en Catamarca) y proyecta cerrar este año con una facturación de $2.400 millones.

Además desarrollan y comercializan proyectos inmobiliarios de viviendas y edificios corporativos en Argentina y Uruguay. Actualmente tienen tres proyectos en ejecución y uno finalizado.

En el segmento de lujo, la empresa fundada hace 48 años, controlan las master franquicia de Ermenegildo Zegna y Bally en Argentina.