El proyecto de ley en el que trabajan en el oficialismo para crear un impuesto extraordinario a los grandes patrimonios y a las ganancias millonarias que ayude al Estado a atender la emergencia sanitaria y económica en medio de la pandemia de Covid-19, ya genera algunas posturas contrapuestas dentro del interbloque de Juntos por el Cambio. Mientras un sector de la UCR lo ve con buenos ojos -incluso con algunos reparos-, en la bancada del PRO no están de acuerdo en avanzar en ese sentido y, en la Coalición Cívica-ARI optaron por ser cautos hasta conocer el texto de la iniciativa.

El presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados y encargado de la redacción del proyecto, Carlos Heller, reiteró ayer que jamás se evaluó la posibilidad de alcanzar a los sectores medios con ese gravamen, que recaerá sobre las personas físicas y jurídicas millonarias. Siempre que eso quede plasmado en la letra de la iniciativa, el legislador radical Alejandro Cacace sostiene que es necesario "evaluar" un impuesto a la riqueza porque "el Estado tiene gastos extraordinarios para proteger a la población y hay que ver cómo financiarlos". "Emitir nos puede traer una aceleración inflacionaria, endeudarnos prácticamente no podemos, la que queda es recaudar tributos, y obviamente eso debe ser a través de impuestos directos a quienes mayor capacidad contributiva tienen", señala a BAE Negocios el diputado de la bancada radical, donde el tema aún no se terminó de debatir puertas adentro.

A diferencia de lo que plantean en el oficialismo, Cacace destaca que "hay que tener en cuenta que los impuestos directos sobre personas físicas son muy progresivos, pero sobre empresas pueden generar distorsiones y costos indeseados". El jefe del bloque del PRO, Cristian Ritondo, directamente señaló a este diario "que el mundo va hacia la baja de los impuestos" y que no se trata de "defender o no a los ricos, sino de defender a los que generan trabajo en Argentina". Y agregó: "Me parece que el problema es mucho más grande que un impuesto que intenta ser oportunista".

Desde la Coalición Cívica-ARI sostienen que "hay disposición a juntarse a discutir" el proyecto en cuanto se presente en la Cámara baja. Además de gravar las grandes fortunas, en el Frente de Todos algunos analizan la posibilidad de establecer la eliminación del Impuesto a las Ganancias al personal de salud, generar un sistema de premios a la inversión productiva proveniente del blanqueo, crear un régimen de promoción de impuestos a la construcción de viviendas de hasta 70 metros y un régimen extraordinario de gravamen a capitales especulativos.