Marcelo Elizondo es MBA (Master en Administración de Negocios y Empresas) egresado de la Universidad Politécnica de Madrid, España; Abogado graduado en la Universidad de Buenos Aires; y aprobó su especialización de posgrado en administración de negocios en CEPADE, Madrid, España. Pero además fue por 8 años ( entre 2002 y 2010) Director Ejecutivo de la Fundación ExportAr -Agencia de Promoción de las Exportaciones Argentinas-. Con ese expertise en el sector público y privado, se le preguntó si a pesar de las negativas perspectivas del contexto actual en el mundo, esta no podría ser una oportunidad para que Argentina reoriente sus exportaciones a productos de mayor valor agregado.

Al respecto dijo a BAE Negocios "creo que esto es una catástrofe, pero de cualquier calamidad uno puede extraer enseñanzas, y siempre que se modifica la configuración de los mercados aparecen oportunidades nuevas. Para los que no somos los "ganadores" una crisis es menos mala que para los que sí son los ganadores. A los que más afecta una crisis es a los que van adelante. Esto es como un equipo de fútbol que viene ganando, no le conviene que se interrumpa la temporada, le conviene al que viene perdiendo para ver si recupera un poco de aire y sale de la mufa. Entonces sí, yo empezaría a mirar donde aparecen oportunidades nuevas, en particular porque probablemente esto genere alguna modificación en las cadenas internacionales de aprovisionamiento. Es posible que haya importadores latinoamericanos por ejemplo que hoy son abastecidos desde Asia que a lo mejor empiecen a buscar abastecedores latinoamericanos, de otros países de la región. Es posible que el comercio empiece a ser más regional y menos global. Ahora, es cierto que pueden aparecer oportunidades, pero ahí la Argentina tiene que prepararse para tener un aparato productivo mucho más moderno". Agrega el docente del ITBA que "creo que es ampliamente probable, no digo que es seguro, que después de esta crisis lo que vos tengas sea un mundo mucho más exigente en cuanto a normas de calidad, de estándares sanitarios, de requisitos de seguridad, porque el consumidor ha quedado muy asustado. Y yo creo que todavía no somos conscientes del shock que esto está generando en la psiquis de la gente. Va a haber mucha más exigencia sobre todo en términos de dónde viene el producto, cuál es la trazabilidad, de dónde se hizo, y creo que la Argentina tiene que, para aprovechar la oportunidad, invertir mucho en la mejora en la calidad de su oferta y en cumplir estándares nuevos que el mundo post coronavirus va a plantearse. Entonces sí, pueden haber oportunidades nuevas, pero no creo que se puedan aprovechar con los mismos instrumentos que tenés hoy, hay que prepararse".