El jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel, confirmó que "se dejó sin efecto" la compra de barbijos para uso médico, cuestionada por presuntos sobreprecios, aseguró que se ordenó una investigación "interna" y afirmó que el distrito "fortaleció su sistema de compras y contrataciones".

En diálogo con Radio Mitre y consultado sobre la compra de 15.000 barbijos por $45 millones, denunciada ante la Justicia por la dirigente de izquierda Celeste Fierro (MST-FIT Unidad) por considerarla un "fraude contra la administración pública", Miguel respondió: "Esa contratación se dejó sin efecto, entendimos que pudo haber generado algunas dudas, no se pagó ni se va a pagar por esa contratación".

De todas maneras, advirtió, a partir de la emergencia por la pandemia de coronavirus, se vive "una situación muy extraordinaria" que lleva a "necesitar con urgencia insumos críticos de altísima demanda, donde los proveedores habituales muchas veces no los consiguen" y, por eso, a veces esos productos deben importarse.

El funcionario recordó que aceptaron además "la renuncia del funcionario responsable del área", en referencia al subsecretario de Administración de Salud de CABA, Nicolás Montovio, quien había autorizado la compra.

"Ordenamos una investigación interna y aprovechamos esta oportunidad para fortalecer el sistema de compras y contrataciones", agregó el funcionario porteño.