Hace poco más de dos semanas, un estudio realizado en Estados Unidos daba cuenta del crecimiento de la actividad en el campo del SVOD. Pero, al mismo tiempo, se consignaba que más actividad -es decir, más visionado- no se traducía directamente en más abonados. Sin embargo, Netflix dio a conocer este lunes sus números del primer trimestre: aunque su estimación de nuevos suscriptores en el período era de poco más de 7 millones de usuarios, finalmente sumó más de 15 millones. La razón es, obviamente, que la pandemia de Covid-19 volcó a muchas personas a las plataformas. El número está en perfecta consonancia con el crecimiento enorme que tuvo, desde su lanzamiento en noviembre, la plataforma Disney+, que ya generó más de 50 millones de usuarios (aunque en parte producto de la compra de una plataforma india con varios millones de usuarios). De todos modos, los números de Netflix desmienten a quienes creían el pasado viernes en Wall Street que las estimaciones de crecimiento de la firma eran "exageradas", lo que produjo una baja en las acciones.

Hoy la acción de Netflix está en un máximo histórico de USD454,80. La firma espera sumar en el próximo trimestre cerca de 8 millones de usuarios; es decir, nadie cree que los números impulsados por la pandemia puedan reproducirse, pero de todos modos están de acuerdo con la proyección del negocio según la empresa. Es decir, Netflix -aunque Wall Street tome estos resultados con recaudos- es una empresa confiable para el mercado. Pero los analistas consideran que un relajamiento de la cuarentena en los próximos meses redundará en un crecimiento a un ritmo mucho menor. A lo que hay que sumar los lanzamientos de HBO Max, anunciado ayer para el próximo 27 de mayo -el on demand de Warner, que incluirá contenidos de la señal de cable premium, Warner Bros., Comedy Central y otras bibliotecas importantes-, y de Peacock -SVOD de la señal de aire estadounidense NBCUniversal, el próximo 15 de julio. Ambas plataformas más Disney+ serán una competencia directa para Netflix, aunque, más allá del prestigio y la historia de estos nombres, todos van a tener (enormes) dificultades en medio de una crisis de salud -y económica- de dimensiones planetarias. Por ahora, Netflix sigue siendo líder del sector y los números avalan sus políticas.