El presidente de Chile, el conservador Sebastián Piñera, dijo que el país "ya ha tenido demasiada violencia" y pidió a todos los sectores de la sociedad y la política condenar cualquier acto de violencia luego de una noche de graves disturbios en Viña del Mar.

"Llegó el tiempo de un gran acuerdo por la democracia, contra la violencia y por la paz. Este acuerdo tiene que incluir no solo condenar la violencia, no solo defender la democracia y el Estado de Derecho, sino también, condenar a quienes no condenan la violencia y a los que atentan contra la democracia", apuntó Piñera.

El mandatario, que ayer retomó su agenda política con una reunión con todos sus ministros tras el descanso estival, apuntó que "la línea divisoria no es entre Gobierno y oposición", sino entre la aquellos que creen en la democracia y quieren "vivir en paz", y "aquellos que practican la violencia".

La ciudad balneario de Viña del Mar, a 135 kilómetros al oeste de Santiago, fue escenario de cruentos enfrentamientos entre agentes y manifestantes que se concentraron bajo el lema "Calles con sangre, Viña sin festival" y pedían la cancelación de la cita internacional de música por la grave crisis que vive el país.

Además de los choques, grupos de encapuchados incendiaron varios autos, saquearon comercios y atacaron con piedras el edificio de la Municipalidad y el emblemático Hotel O'Higgings, que tuvo que ser desalojado por unas horas y donde se encontraban artistas, periodistas y trabajadores del festival.

Según el Ministerio del Interior, los disturbios dejaron 24 detenidos, 29 agentes policiales heridos, nueve tiendas saqueadas y una decena de autos incendiados.

"Necesitamos asegurar el orden público y vivir en paz para tener un plebiscito que sea democrático, limpio y transparente. Todos queremos mejorar, cambiar, modernizar y perfeccionar la Constitución", agregó el mandatario, que no es la primera vez que le pide a la oposición que condene categóricamente la violencia.

El plebiscito del próximo 26 de abril es una de las principales apuestas de Piñera para desactivar la grave crisis que vive el país desde octubre pasado, con una treintena de fallecidos y miles de heridos, además de acusaciones contra las fuerzas de seguridad por violaciones a los derechos humanos.

La alcaldesa de la ciudad balneario, la conservadora Virginia Reginato, pidió por su parte ayuda al Gobierno para enfrentar posibles nuevos actos de violencia y aseguró que los chilenos quieren "que vuelva la paz" a sus hogares y a ciudades.

"Hoy he llamado al Ministerio del Interior porque quiero que se hagan cargo de la seguridad de la ciudad, y también mandarle un mensaje al presidente de la república: yo creo que ya la delincuencia no puede seguir en las calles de Viña", agregó Reginato. 

Más notas de

Redaccion BAE

Boris Johnson sigue al frente del gobierno británico pese a su internación

Boris Johnson sigue al frente del gobierno británico pese a su internación

Alemania a favor de que la UE suba la ayuda financiera por la pandemia

Alemania pide una ayuda "ágil y enfocada"

Brasil suspende licitación de concesiones petroleras

Brasil suspende licitación de concesiones petroleras

Trump pidió prepararse para "dos semanas muy muy dolorosas"

Trump pidió prepararse para "dos semanas muy muy dolorosas"

American Airlines accederá USD12.000 M de ayuda del Gobierno

El Central Park se convierte en hospital de campaña por el coronavirus

El Central Park se convierte en hospital de campaña por el coronavirus

Golpe a las pymes: siete de cada diez comercios franquiciados dejaron de operar

Las ventas caen a pesar de la implementación de comercio electrónico

Ford se une a 3M y General Electric para fabricar respiradores y ventiladores

Gran Bretaña redefinirá gastos militares y de seguridad post brexit

La ONU advierte situación "extremadamente grave" por las langostas en Africa