La OIT hizo un llamado de atención sobre quienes continúan trabajando en espacios públicos, en particular los trabajadores de la salud, que están expuestos a riesgos en su integridad física y psíquica. En el sector de la salud, las mujeres sufren los peores efectos a partir de la expansión de la pandemia. De hecho, no importa en qué parte del mundo o en qué sector, la crisis está teniendo un impacto dramático en la fuerza laboral del mundo. Las respuestas de política deben centrarse en proporcionar ayuda inmediata a los trabajadores y las empresas a fin de proteger los medios de vida y las empresas económicamente viables. "Se deben utilizar recursos públicos en dicha cruzada", ponderó la Organización del Trabajo. Va de suyo que en los países de bajos y medianos ingresos, los sectores más afectados tienen una alta proporción de trabajadores en empleos informales y con acceso limitado a servicios de salud y protección social. "Sin las medidas políticas adecuadas, los trabajadores enfrentan un alto riesgo de caer en la pobreza", alertó.