Un represor argentino acusado de crímenes de lesa humanidad y de haber participado de los grupos de tareas de la ESMA fue detenido en Río de Janeiro. Se trata de Gonzálo Sánchez, conocido como Chispa, de 69 años, quien fue apresado en la tarde del lunes por la Policía Federal brasileña en la ciudad de Paraty, en la región sur del estado de Río de Janeiro, por una orden de captura del Supremo Tribunal Federal de Brasil, para extraditarlo a la Argentina.

Este será el primer caso de extradición referente a asuntos de derechos humanos del gobierno del presidente Jair Bolsonaro, quien reivindica a la dictadura militar brasileña y recientemente elogió a los ex dictadores Alfredo Stroessner, de Paraguay, y Augusto Pinochet, de Chile.

En un comunicado, la Policía Federal de Brasil informó que Sánchez participaba también de los llamados "vuelos de la muerte" para lanzar al Río de la Plata y al Océano Atlántico a personas secuestradas y detenidas.

Sánchez había sido arrestado en 2013 en la ciudad de Angra dos Reis, pero en 2016 obtuvo la prisión domicilaria, de la que se escapó. Un nuevo pedido de captura llegó en 2019 y el Supremo Tribunal Federal autorizó la extradición hacia Argentina.