Mientras cada vez más empresas suspenden, despiden y rebajan el sueldo de sus trabajadores en plena pandemia por el coronavirus, la firma Guaymallen cumple con sus empleados.

Hugo Basilotta, vicepresidente e impulsor de la popular marca de alfajores, le dio un mensaje en un tuit a Alberto Fernández. "Tranquilo Sr. Presidente!! Guayma No despedirá a NINGUNO de nuestros 200 operarios/as, le pagaremos todo su salario, trabajen o no, y cuando termine esta Puta pandemia, abriremos nueva planta, y tomaremos 100 más! Más Caviar!!".

En una carta a sus empleados agregó: "Como dice el artículo 8, durante la vigencia del aislamiento, los trabajadores y trabajadoras del sector privado tendrán derecho al goce íntegro de sus derechos laborales".

En una charla con BAE Negocios Basilotta señaló que "veo mal los despidos y las suspensiones de trabajadores. De ninguna manera puede pasar, eso es lo último que tiene que hacer un verdadero empresario, jamás despedir a sus obreros. A mi suegro le fue mal en la vida y jamás dejó de pagar un sueldo o echó a un trabajador. Seguimos esas pautas, llegó el momento de perder, hay que saber perder en la vida y estamos preparados. Esa es la realidad, se enoje quien se enoje".

Sobre una cadena de mensajes que circularon algunos empresarios llamando a una rebelión fiscal, Basilotta señaló: "No se puede hacer una rebelión de nada, tenemos espalda para aguantar desde hace más de 75 años. Cada uno maneja su empresa como quiere. De muchos que se quejan me gustaría que me muestren los pasaportes y las propiedad que tienen. Porque en la época buena a todos nos gusta viajar, gastar y comprar autos. Si no tienen espalda para cuando viene mal la mano, no es problema mío".

Cada empresa es un mundo y Basilotta que vende dos millones de alfajores al día a un precio que ronda entre los $10 y $15, depende quien lo venda, da su receta para tener las cuentas en orden y poder atravesar las crisis, sin lamentos.

"Siempre hay que tener reservas para dar el ejemplo. Una empresa es como una familia, si entran 10 y gastas 11 te va a ir mal. Si a nosotros en Guayma nos entran 100 de ganancia, reinvertimos 70, gastamos 20 y guardamos 10 para cuando viene algo inesperado o una economía mala", confió a BAE Negocios.

Con la planta frenada desde el comienzo de la cuarentena, cuenta que seguramente comenzará a haber faltante de alfajores Guaymallen, pero cuando el Gobierno lo autorice, cuando se termine la cuarentena, se pondrán al día.

"Nos toca aguantar. No puedo exponer a los 200 trabajadores a que se enfermen. No es un producto esencial, no es arroz, ni fideos, es una golosina popular, la que más se consume en el país. Tenemos que priorizar la salud. Estoy de acuerdo con lo que dijo el presidente: Una economía que cae siempre se levanta, pero una vida que se pierde no la recuperamos más", puntualizó Basilotta.

Tenía todo casi listo para inaugurar otra planta, pero el proyecto se paró por el coronavirus. "Nuestra planta está terminada, faltan unas máquinas que venían de Italia y están atrasadas. Sin esas máquinas no podemos abrir y no llegarán hasta septiembre, quizás. Pensábamos tomar a 100 personas, pero ya vamos a salir y la vamos a abrir", dice el hombre que revoluciona las redes con sus tuits.