El Ministerio de Transporte autorizó a partir de hoy la circulación de combis y minibuses que conectan la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano con una ocupación máxima del 60% de la capacidad y el uso obligatorio del cubre nariz, boca y mentón para sus ocupantes, indicaron fuentes oficiales. Entre los recaudos, se ordena "el retiro de las cortinas, visillos y demás elementos de tela que pudiesen retener el virus en su entramado".

"Es una manera de tener mayor cantidad de oferta y distanciamiento social, por eso establece un 60% el corrimiento de cortina en estos servicios", indicó el ministro de Transporte, Mario Meoni.

Por otro lado, la normativa indica que "cada pasajero deberá portar el certificado de circulación que corresponda a su actividad, conforme la normativa vigente".

La medida alcanza a más de 2.000 unidades que prestan servicios entre Capital Federal y el Gran Buenos Aires.