Trabajar desde casa puede tener grandes ventajas pero, en este contexto de pandemia y cuarentena, puede contribuir a acentuar un cuadro característico de nuestra época: el síndrome del trabajador quemado o "burnout". 

Es una condición más preocupante de lo que parece y, de hecho, ya fue incluida por la OMS en la Clasificación Internacional de Enfermedades. En estas semanas de aislamiento preventivo, todo se hace más intenso y el problema puede agudizarse con factores como el home office, la soledad, los jefes y el cuidado de los niños y el propio miedo a la enfermedad. 

Una investigación reciente de la Universidad Siglo 21 indicó que el coronavirus ya aumentó un 5% el burnout en los trabajadores argentinos. Además, ya se incrementaron los niveles de depresión y ansiedad.  Por otra parte, los porteños, las mujeres y el rango etario entre los 41 y 51 años lideran el ránking de los más perjudicados. Al 48% "siempre o casi siempre" le resulta difícil relajarse luego de una jornada laboral. 

En un informe, Adecco Argentina, filial local de la consultora de RR HH, aclara que esta enfermedad no se limita al estrés en sí: la persona pierde la capacidad de hacer frente a esta tensión laboral. Por ello, se siente siempre cansado, desmotivado y su productividad se elimina casi por completo. Este fenómeno afecta más a las mujeres y su incidencia es mayor en los menores de 35 años.

Adecco pone el foco en los siguientes aspectos, que pueden ser tenidos en cuenta por los trabajadores y las empresas:

  •  Carga de trabajo excesiva: uno de los síntomas más relevantes es el agotamiento. El empleado termina con la sensación de no poseer las habilidades necesarias para desarrollarse profesionalmente. 
  • Pérdida de control: La sensación de falta de satisfacción personal es otro de los aspectos clave. Puede ser el resultado de un intento de asumir más responsabilidad de la que se debería tener en el puesto.
  • La importancia de las comunidades: se comparten los elogios, el consuelo y el humor
  •  Tipo de trato: Si el trabajador siente que es tratado injustamente, las probabilidades de padecer el síndrome aumentan. 
  • Coincidencia de valores: Siempre que los valores empresariales no coincidan con los personales, existirá un problema de coexistencia y pueden desarrollarse el síndrome

Consejos para poner paños fríos

Algunas de las herramientas, no siempre convencionales, compartidas por la publicación Entrepreneur, con las que se puede hacer frente al burnout son: 

1. Reemplazar el "no puedo" por el "¿cómo?" para manejar la situación

2. Los hábitos son una gran herramienta para combatir el hartazgo porque te ayudan a reducir el proceso consciente de tomar decisiones.

3. Ver dibujitos: remontarse a la niñez para aflojar el estrés y tomar perspectiva

4. Hacer sólo tres cosas importantes cada día laboral

Más notas de

Paula Boente

Vacaciones sobre ruedas: cambiar de paisaje

Vacaciones sobre ruedas: cambiar de paisaje

Bauleras inteligentes: espacio a medida para tiempos de home office

Bauleras inteligentes en tiempos de home office

Helados: un amor de verano que trasciende estaciones

Helados: un amor de verano que trasciende estaciones

The Crown: Thatcher y Lady Di, figuras de la temporada

The Crown: Thatcher y Lady Di, figuras de la temporada

Ajedrez: la avanzada de las mujeres

Ajedrez: la avanzada de las mujeres

Gambito de dama: título desabrido para una historia entrañable de ajedrez

Gambito de dama: título desabrido para una historia entrañable de ajedrez

The Undoing: el derrumbe de una vida perfecta

The Undoing: el derrumbe de una vida perfecta

Noche de brujas en versión virtual

Noche de brujas en versión virtual

La ola coreana: furor de multitudes

La ola coreana: furor de multitudes

Skaters: un boom sobre ruedas que sale a ganar las calles en pandemia

Skaters: boom sobre ruedas que sale a ganar las calles