En medio de la crisis pandémica en la que está inmerso el mundo, el desempleo sobrevuela cada vez más cerca. El tema laboral es una preocupación creciente para los argentinos.

En vísperas del Día Internacional del Trabajo, una encuesta de Adecco Argentina, realizada este mes, indica que 8 de cada 10 aseguraron que con la pandemia cada vez es más difícil conseguir un puesto. Un 49% indicó que está buscando empleo hace más de un año; el 20% hace menos de 6 meses; el 12% hace un año; el 10% hace 6 meses y sólo el 9% hace menos de un año.

El estudio también reflejó que el 87% de los consultados tuvo que ajustar sus gastos y un 97% consideró que su salario ya no rinde como antes.

Pandemia y segunda ola

Para los argentinos, la pandemia generó la instalación del home office (55%) pero también la pérdida de ingresos (43%). A otros la pandemia les deja el aprendizaje de valorar las pequeñas cosas (31%) y una relación más cercana con la familia (21%); aun así fue difícil también la llegada del distanciamiento con los compañeros (26%) y la pérdida de la oficina (14%).

El 60% manifestó sentirse inseguro con respecto a la situación laboral en Argentina, casi un 20% incómodo y un 14% expectante. Por otro lado, poco menos del 5% corresponde a aquellos que están seguros y cómodos.

El 70% de los trabajadores argentinos dice que sus empleadores se comportaron de forma correcta durante la pandemia (eligiendo entre excelente, muy bien y bien). Otros no tuvieron tanta suerte y para el 28% la experiencia no fue tan agradable, calificando el comportamiento de sus empleadores como “regular”, “indiferente”, “mal” y “pésimo”.

Gastos: ajustar el cinturón

El informe también plasma una radiografía de los ánimos y necesidades de quienes sí cuentan con un contrato laboral. Para casi el 52% de los argentinos que se encuentran empleados, su trabajo actual es muy importante, para un 29% es medianamente relevante y el 17% lo considera solo como momentáneo. Al 2% no le interesa en lo más mínimo.

Por su parte, el 43% de los argentinos destina la mayor parte de su salario a comer, un 28% a pagar el alquiler, un 17% ahorra, mientras otro 10% lo dedica a sus hijos. En tanto que casi un 2% puede destinarlo a realizar un viaje.

Al hablar de consumo, el 40% reconoce que su nivel de consumo ha disminuido, mientras un 33% sostiene que ha aumentado y un 23% que se mantiene igual.

Con relación a las compras, un 55% sostiene que realizó cambios y ahora compara más los precios, otro 37% también modificó su rutina y ya no hace una compra mensual, es decir, compra lo que necesita en el día. Sólo un 8% se continúa manejando igual que antes.

El 87,5% reconoce haber ajustado gastos, mientras el 11% asegura no haber hecho ningún cambio. En una misma línea, casi el 97% asegura que el salario ya no rinde como hace algunos años atrás.

La posibilidad de contar con un sueldo mayor sería el principal motivo para el cambio laboral. Así lo admiten siete de cada diez personas. En tanto, un 51% priorizaría poder lograr un equilibrio entre su vida laboral y personal, el 47% más beneficios, mayor comodidad (29%), y el 29% se cambiaría por un trabajo que le guste o en lo que pueda dedicarse a lo que se especializó (20%).

Expectativas e ideales

La gran mayoría de los argentinos espera para este año mantener su salud y la de su familia (85%), pero también es importante para ellos mejorar (50%) y mantener (32%) su empleo. Por su parte, el 30% espera ser vacunado, el 25% viajar sin problemas y otro 25% olvidarse del Covid-19.

La estabilidad económica fue la meta más elegida por los argentinos a alcanzar en 10 años, con un 70%. Trabajar en una empresa responsable con la sociedad (20%) y conseguir el empleo de sus sueños (21%), fueron las segundas opciones más elegidas. Posteriormente aparecen: trabajar en una empresa reconocida mundialmente (18%), conseguir un salario muy alto (casi 24%) y encontrar un puesto importante (25%).