Los nuevos horarios y modalidades que se imponen al trabajar desde casa dejan en evidencia algunas fricciones, incomodidades, incompatibilidades, pero también oportunidades de trabajo cruzado, interdisciplinario. Si bien es posible que se recupere algo de la "normalidad", hay muchas cosas en las que no se volverá atrás. Una de ellas es el trabajo remoto. En este contexto, la dinámica de equipo no queda abolida por el trabajo remoto, sino que adquiere nuevas complejidades.

Este nuevo marco de funcionamiento de los equipos es idealmente trabajado en el team building virtual. De hecho, la conformación de equipos potentes y eficaces, altamente integrados, es y seguirá siendo un factor estratégico para el éxito de los negocios.

El Team Building es una metodología basada en el aprendizaje experimental que permite llevar la reflexión a la acción y así descubrir las posibilidades de consolidación, fortalecimiento de vínculos y refuerzo del trabajo en equipo. Se diseña específicamente para incentivar y acelerar la transformación de un grupo en un equipo, o para que un equipo de rendimiento medio se transforme en uno de alto rendimiento. 

Tradicionalmente, la actividad del Team Building se realiza en un ambiente outdoor que permite crear un escenario que amplifica las fortalezas y debilidades del equipo. Sin embargo, el aprendizaje experiencial y la reflexión en la acción pueden aplicarse prácticamente en cualquier situación cuando son cabalmente comprendidos. 

La metodología del Team Building tiene tres grandes objetivos:

1. Integrar a los participantes, de manera que se conozcan más entre ellos, trascendiendo los roles estereotipados que suelen darse en el trabajo. Se trata de crear situaciones que profundicen los vínculos interpersonales para que cimenten relaciones de mutua confianza.

2. Aprender juntos, para lo cual es necesario compartir lo que cada persona va comprendiendo de manera que esa comprensión forme parte del acervo colectivo. Esto se logra cuando el grupo enfrenta desafíos y va tomando conciencia de nuevas competencias a incorporar que luego puedan ser trasladables al día a día laboral.

3. Crear una experiencia de logros conjuntos, es decir que puedan vivir en carne propia y de manera inmediata las consecuencias de las acciones y las actitudes que cada persona pone en juego. Así, al palpar el efecto de alinearse y cooperar se genera una fuerte cohesión y sentido de pertenencia.

Generar una experiencia compartida en un equipo de manera remota y capitalizarla para producir aprendizaje colectivo es perfectamente posible entendiendo las reglas de juego que impone la comunicación virtual.

* Director de aqnitio