Empezar en un nuevo trabajo es una experiencia que cambió por completo, como tantas, con la llegada del Coronavirus. Lejos del tour presencial por las instalaciones de la compañía o los apretones de manos de bienvenida, los departamentos de RRHH enfrentan los retos de hacer las cosas de otra manera y hasta detectar nuevas habilidades muy valoradas en los candidatos.

Si bien el impacto del Covid-19 ha resentido en gran medida el mercado del trabajo, existen compañías que, ya sea por dedicarse a actividades esenciales, por haber intensificado su actividad durante la pandemia o por encontrarse en fase de expansión, se ven en la necesidad de incorporar nuevos empleados. "Las organizaciones que incorporan personal deben ser capaces de generar confianza por parte de sus nuevos colaboradores en relación a la seguridad de los ámbitos laborales y al manejo de información de salud, así como establecer mecanismos para que el distanciamiento y la virtualidad no afecten el sentido de pertenencia e identificación del nuevo talento", sostuvo Andrea Ávila, CEO de Randstad para Argentina y Uruguay.

La consultora en servicios de Recursos Humanos, dio a conocer las 5 claves que su equipo de especialistas en reclutamiento y gestión del talento identificó como las más relevantes para afrontar la contratación: 

  •   Considerar las habilidades adicionales necesarias para el trabajo remoto. Autonomía, automotivación, proactividad, orientación a resultados y habilidades para la comunicación interpersonal, son solo algunas de las competencias a incluir en el perfil de búsqueda y a evaluar al momento de las nuevas incorporaciones.
  •  Tener en cuenta las preocupaciones sobre la seguridad sanitaria. En el caso de los empleados que deban asistir al lugar de trabajo, es importante visualizar que el contexto de pandemia genera temores y preocupaciones en las personas que los empleadores deberán tomar en cuenta para implementar protocolos de distanciamiento físico, turnos para administrar la ocupación de espacios, rutinas de higiene y limpieza permanentes, limitaciones de circulación, seguimiento de indicadores de salud para dar seguridad y generar confianza en sus trabajadores.
  • Asegurar las condiciones del onboarding y la inducción. El distanciamiento hace necesario que se extremen las medidas para que los primeros días en un nuevo trabajo sean una experiencia enriquecedora, que permita a los nuevos colaboradores tomar contacto –aún a la distancia-, con la cultura y los valores de la organización.
  • Fomentar la interacción entre colegas. Aún en trabajadores remotos, resulta crucial para el buen funcionamiento de los equipos. Es una buena oportunidad para ser creativos y generar nuevas formas como happy hours virtuales, clubes de lectura o clases de gimnasia o yoga online, así como otras actividades que ayuden a desarrollar los vínculos entre colegas. Un buen mix entre interacciones formales y más informales que buscan reemplazar la socialización de oficina. 
  • Asegurar la privacidad y el tratamiento de datos personales. El relevamiento de indicadores de salud y el rastreo de contactos implican para las organizaciones la obligación de asegurar la privacidad de la información médica.