Esta semana de junio se celebra el "Día Mundial de llevar el perro al trabajo". Sí, hay días para todos y esta iniciativa al parecer vale la pena. La fecha tiene discrepancias: para algunos es el 21, para otros el 22 y, especialmente en Estados Unidos, la fijan este año el 24 (primer viernes después del Día del Padre). Se menciona incluso toda la semana dedicada a esta mascota, con el Día del gato en el trabajo incluido. Como quiera que sea, en muchos países los pichichos hacen una excursión a la oficina antes de que termine el mes. 

Durante los últimos años y especialmente desde la pandemia, la adopción de perros creció exponencialmente -hasta un 200%-. En la actualidad, y con una nueva normalidad, muchas de esas personas que buscaban ser acompañadas dentro de su casa, se encuentran con el problema de tener que dejar solos a sus animales durante jornadas completas de trabajo.

En este contexto, y con el fin de mejorar la experiencia de los empleados y ayudar a lograr un buen clima laboral, cada vez son más las empresas que permiten que los empleados lleven a sus perros al trabajo. La fecha para celebrarlo nació en el Reino Unido a mediados de los 90 y tres años después fue adoptado por Estados Unidos: la primera vez que se celebró allá fue en 1999 de la mano de la iniciativa "Take your dog to work day", promovida por la asociación Pet Sitters International. 

El "Día Mundial de llevar al perro al trabajo" tiene múltiples beneficios según apuntan desde Eventbrite, empresa que se sumó a la propuesta a nivel local. Algunas de esas ventajas son:

  • Disminuye los niveles de estrés y ansiedad en el trabajo (acaariciar a nuestra mascota en pequeños descansos o jugar un rato con ella nos ayuda a controlar el estrés, a aclarar la mente y a reducir la fatiga, lo que también se traduce en una mayor creatividad).
  • Fomenta las buenas relaciones y la comunicación entre los compañeros de oficina.
  • Produce una mayor satisfacción laboral, lo que se traduce en una mayor productividad.
  • Innumerables beneficios para el perro.

Además, permite eventualmente ahorrar en paseador y hacer pausas durante la jornada laboral contribuye a promover la precisión y el rendimiento.

La experiencia en Argentina

Eventbrite, la empresa global de venta de entradas y eventos con presencia en Argentina, siempre ha permitido perros en sus oficinas en todo el mundo, incluida Mendoza. En la actualidad hay tres perros deambulando por la oficina de Mendoza. Cualquier raza, desde un bulldog francés hasta un rottweiler, son bienvenidos por la firma.

"Permitir perros en la oficina contribuye a nuestro ambiente de trabajo relajado. Los que no tienen perros también lo disfrutan y el impacto es muy positivo. A media mañana los dueños los sacan a pasear y a jugar, es un esparcimiento para ambos donde se relajan y recargan energías", comenta Vanesa Boulet, Talent Manager de la compañía.

Naturalmente, existen algunas reglas básicas: los dueños son responsables de sus perros, deben llevarles comida y agua, limpiarlos cuando estén sucios y supervisarlos en todo momento. La responsabilidad alcanza también a los probables ruidos o ladridos.

Por su parte, Eventbrite facilita espacios donde los perros pueden hacer sus necesidades y permite instalar colchones o elementos de juego para los compañeros caninos junto a los escritorios de los colaboradores.

"Para los empleados el beneficio es significativo, porque no les preocupa que su mascota se quede las nueve horas sola en su casa o apartamento y, a la vez, sienten que tienen 'un pedacito de su casa' dentro de la oficina", concluye Boulet.