Antes de la pandemia, se usaban para casos en los que el candidato se encontraba a cientos o miles de kilómetros de su puesto, como en el caso de las búsquedas internacionales. Hoy, las entrevistas virtuales son la norma.

El mercado lleva casi un año de entrenamiento generalizado en esta modalidad y se perfilan algunos de los tropiezos más habituales que tienen los aspirantes en esta evaluación remota. La consultora de Recursos Humanos Adecco Argentina detalla los 10 desaciertos más comunes que se presentan en estas instancias.

Según destacan estos especialistas: “El mercado laboral es cada vez más competitivo y continúa en movimiento”. Y aclaran: “No existe un manual exacto de qué hacer para garantizar al 100% el éxito de una entrevista de trabajo, pero es necesario evitar cierto tipo de comportamientos negativos”.

  1. Conectarse tarde: lo primero que miran los reclutadores antes de conocer al candidato es el horario de conexión; por lo que la impuntualidad mostrará una mala imagen e irresponsabilidad, y ya comenzaremos con un punto en contra.
  2. No adaptar el CV al puesto: es necesario adaptar el perfil, currículum y presencia a las características de la vacante que se desea ocupar, ya que será una ventaja sobre los demás. Cada vez hay más candidatos que presentan su curriculum con un diseño innovador, a través de un video o con alguna otra herramienta, y eso también puede dar una buena primera impresión.
  3. No conocer nada sobre la empresa: se necesita contar al menos con una visión general, áreas en las que se desempeña y productos que comercializan. Solo es necesario ingresar a la página web y buscar información sobre la compañía a la cual uno se está postulando. Es todavía más positivo tener alguna pregunta para hacerles sobre el puesto o la empresa como muestra de interés.
  4. No manejar con detalle el propio CV: los candidatos deben mostrarse seguros y conocer sus curriculums a la perfección. Muchas veces se opta por poner algunos cursos realizados hace mucho tiempo o experiencias laborales cortas que después cuando tenemos que explicarlas nos olvidamos.
  5. Descuidar el vocabulario y presencia: por más distendida que sea la entrevista es necesario lucir de manera profesional y evitar las expresiones coloquiales. No probar la computadora, no manejar la herramienta a través de la cual será la entrevista, ni cuidar el fondo que tendremos en la misma, también son pequeños aspectos que debemos contemplar para que no se transformen en errores.
  6. No cuidar los gestos: el lenguaje no verbal es analizado por los reclutadores, por lo que es mejor evitar hacer gestos continuamente, cruzarse de brazos, reclinarse demasiado en la silla o mostrarse frágil. Especialmente en las entrevistas virtuales, los gestos faciales son los que más están expuestos.
  7. Hablar mal del antiguo puesto, empresa, compañeros o jefe: es inevitable que los reclutadores pregunten sobre trabajos anteriores y siempre es mejor hablar correctamente aunque los recuerdos no siempre sean los mejores.
  8. Ocultar información o mentir sobre la vida personal o profesional: un buen consultor sabrá detectar incoherencias en el relato de los candidatos y su confianza es la base de la empatía. Hay que tener en cuenta que hoy en día los reclutadores también evalúan a los candidatos en sus redes sociales, por eso es fundamental que lo que se muestre allí concuerde con la historia que contamos.
  9. No cuidar la vestimenta: es importante mostrar una imagen profesional en todos los aspectos, ya que el vestuario que se elige puede potenciar o perjudicar el éxito de la reunión, incluso por más que la entrevista sea virtual.
  10. No apagar o silenciar los dispositivos móviles: si suenan en la entrevista, puede considerarse como una falta de respeto hacia los reclutadores, por eso es mejor mantenerlos en silencio o apagarlos y no utilizarlos durante la entrevista.