Netflix, Amazon Prime, HBO, Spotify son servicios que nos dan entretenimiento y alguna alegría en la pandemia a cambio de un abono mensual. Esta modalidad de consumo, completamente instalada, responde a un modelo que fue ganando fuerza en todo el mundo en los últimos tiempos y que se está expandiendo a nuevos rubros. 

El boom de negocios con modelo de suscripción. Las propuestas, que abarcan ámbitos tan diferentes como el servicio de lavandería, la moda, los libros o los restaurantes, tienen gran aceptación por parte del público.

La característica principal que tiene el modelo por suscripción es que permite a los usuarios que consumen un determinado producto o servicio con cierta regularidad, contratar el mismo a través de un pago periódico y despreocuparse por tenerlo siempre disponible. En algunos casos, hasta pueden armar planes a medida según sus gustos y deseos e ir adaptando el servicio a sus necesidades.

Son tantas las posibilidades que ofrece que se ha adaptado a una multiplicidad de rubros muy diversos. Una de las propuestas innovadoras que desembarcó en el mercado local es la app Mr Jeff, la plataforma que permite realizar servicios de lavandería a domicilio con el pago de un plan mensual. Tras convertirse en la app de lavandería a domicilio líder en España, dio el salto a Latinoamérica . Funciona con centros propios repartidos por todas las ciudades y manejados por franquiciados.

Otro ejemplo es Siempre en casa, un e-commerce de bebidas que adoptó el modelo por suscripción y ofrece un novedoso sistema para sus usuarios que les permite armar su propio plan a medida. "Ingresando a la plataforma digital, se puede crear un usuario de manera gratuita y seleccionar el pedido de bebidas a recibir en lapsos de 2, 4 u 8 semanas. Se pueden elegir packs de 6, 24 o 48 unidades entre una gran variedad de bebidas y marcas y recibirlas a domicilio sin pagar costo de envío" explica Melanie Munzer, fundadora de Siempre en Casa. 

En el sector gastronómico, las propuestas fueron surgiendo de la mano de la digitalización de los restaurantes y los nuevos hábitos digitales que conectan al público con los locales. Así surgieron formatos de suscripción semanal o mensual al restaurante o a ciertos productos, por ejemplo con el pago fijo se accede a cuatro comidas por semana. Hasta Burger King lanzó en Estados Unidos un servicio por el cual por cinco dólares por mes accedías a un café por día. 

Hasta las marcas de moda en Europa empezaron a lanzar propuestas: con un pago periódico llega una caja mensual con prendas seleccionadas para el talle y estilo del cliente.

La magia del discovery marketing

La literatura también encontró las virtudes de este modelo. Los audiolibros crecen en España de la mano de los planes mensuales al estilo Netflix. Por ejemplo, Audible ofrece en Europa una tarifa plana de casi 10 euros por mes con la cual se puede acceder a todo el catálogo.

Pero hay otro derivado emparentado con el modelo que encontró demanda. Los clubes de libros, como Escape a Plutón o Bukku, cobraron fuerza y ganaron socios en pandemia, en algunos casos hasta agotando el cupo para anotarse. Mediante una suscripción mensual el público recibe un ejemplar de la selección del mes y algún obsequio, que en ciertos casos es un objeto vinculado con la lectura. En estos casos, se suma el componente del llamado "discovery marketing", la intriga por descubrir qué vendrá en la caja mensual, ese momento casi mágico. La editorial independiente Rosa Iceberg está lanzando también su propia propuesta en línea con un formato de suscripción.

Un modelo que también se vio en gastronomía con clubes de vinos, cerveza o queso.