No cabe la menor duda que cuando una empresa multinacional viene a invertir en nuestro país requiere de un adecuado marco legal y reglas claras. Pero tampoco dejar de ser cierto que la Argentina ofrece a esa empresa un territorio y un mercado que, de no haber sido atractivo, dicha empresa jamás hubiese venido a invertir.  

Tampoco cabe la menor duda que nuestro país no puede estar al margen del mundo. Ni China podría fabricar computadoras sin los microprocesadores de Estados Unidos. La cadena es infinita y en lazo: nadie, obviamente, puede ser totalmente independiente.  

Al analizar en detalle esta problemática, y como siempre, todo quedara librado a como las personas administran las situaciones: de un lado los políticos que ocupan posiciones administrativas de gobierno, y por otro, los ejecutivos que gerencian a las representaciones locales de las empresas multinacionales. En este ultimo caso, encabezados por el cargo no tan bien ponderado últimamente de CEO, que significa Chief Executive Officer, o sea el jefe ejecutivo: el que ejecuta, el que hace, el que decide. 

Si entonces hacemos un zoom-acercamiento (palabra tan de moda hoy) como ha sido el comportamiento de muchos CEOs de empresas multinacionales radicadas en el país en los últimos años, probablemente lleguemos a la conclusión que no pocos han carecido de actitudes de industrialismo y patriotismo a la hora de administrar sus empresas, y muchos han caído en meras defensas de únicamente sus posiciones laborales, respondiendo más bien a intereses egoístas de grupos particulares y no una defensa del mercado y de la creación de empleo. 

Cuando un CEO tiene seguridad plena en si mismo y del puesto que ocupa, tendrá por consecuencia amplio poder para convencer, con todo el respeto corporativo exigido, a sus autoridades centrales y tomar decisiones claves para el crecimiento de sus empresas, pero también para el crecimiento de nuestro país.  

Un CEO debe dejar marcada una huella, debe arriesgar aun en detrimento de su eventual cómoda posición, debe exponer ideas en sus sedes centrales, debe tener espíritu innovador, emprendedor, industrialistas, exportador y planificador. 

Argentina necesita de creación de trabajo, de apuntalamiento de sus PYMES. La articulación entre las PYMES nacionales con la presencia de Subsidiarias de Corporaciones Internacionales son claves para la creación de esos puestos laborales. 

Entonces, si solo cargamos en los políticos, del partido que sean, las culpas de la falta de empleo e industria en nuestro país, ¿por qué no pensamos que clase de CEOs nuestro país ha tenido hasta hoy y que clase necesita ahora?.

Así como en general los precios de las acciones en las empresas, además de sus activos, vienen dadas por como su líder comunica al mercado sus planes, también los comportamientos y actitudes de los CEOs locales para con sus sedes centrales serán vitales para saber como ven en el mundo a nuestro país.  

Mas allá de que hoy en la Argentina probablemente, y para algunos, el rol de CEO no ha dejado buena imagen en un pasado cercano, y mas allá de las funciones tradicionales que los CEOs tienen tales como informar de los objetivos, gestión y logros de la empresa, tomar decisiones sobre estrategia empresarial, ser líder motivando y asesorarando a sus empleados, llego el momento en que el CEO debe dejar el molde de unicamente las tareas en su empresa, y articular una comunicación con la sociedad y con el gobierno, tomando los riesgos personales que cada situacion amerite. 

El pais debe cambiar en la forma que sus politicos gobiernan, pero ademas el pais debe cambiar en la forma en que los CEO locales de empresas internacionales gerencian.  

La mejora en el management de tales CEOs, pensando mas en el pais que en sus propias comodidades, sin duda redundara en beneficios de creacion de empleo, de ayuda a las PYMES argentinas (absolutamente vitales para el crecimiento del pais) y de como el mundo ve a la Argentina. 

Un CEO que gerencia empresas en la Argentina debe ser, ante todo, un patriota con todo el sentido de la palabra. 

Muchas veces debemos acomodar nuestro interior antes de solo criticar y pedir respuestas e nuestro exterior. 

(*) Fue presidente de NEC Argentina (subsidiaria de NEC Japón) con un record de 17 años consecutivos, y presidente de NEC Latinoamérica por 2 años. Durante su trayectoria logro que NEC Corporation de Japón estableciera el Centro de Desarrollo de Soluciones Tecnológicas en nuestro país, y de allí exportara al mundo. Su estrategia, implementada en el año 2001, de como definir el objetivo de mercado, basado en el concepto de Gobierno Electrónico, Smart City y Video vigilancia, fue implementada a nivel mundial por NEC en Japón