Noches de insomnio, días de nervios y malabares con las cuentas. La crisis económica ocasionada por la pandemia generó tensiones financieras en muchísimos hogares. Muchas veces el estrés galopa al ritmo del endeudamiento.

Según informe de First Capital Group, al cierre de junio, las operaciones con tarjetas de crédito, registraron un crecimiento interanual del 59,4%, muy por encima de la inflación. A su vez, de acuerdo a una encuesta publicada por la consultora D'alessio Irol, el 73% de las familias de sectores medios tiene deudas, frente a 62% del año pasado. Ese  endeudamiento no siempre se da a tasas favorables. El lanzamiento del reciente plan Ahora 12 extendido, Ahora 30, podría traer alivio a muchos hogares. 

Como casarse, mudarse o cambiar de trabajo, las presiones financieras traen estrés.  No es algo que nació con la llegada de la pandemia pero sí afectó a gran parte de la población.

El estrés financiero, según Financial Health Institute, se define como una condición causada por eventos que crean ansiedad y preocupación, a menudo junto con una respuesta física. Según destaca un informe de la firma Adelantos.com, esta situación produce angustia y presión ante una situación económica inestable provocando insomnio, cambios en el comportamiento, inseguridad, y hasta puede provocar enfermedades graves.

"Para evitar caer en esta situación, es importante tener responsabilidad financiera, es decir, hacer uso correcto y racional de los ingresos. Es un proceso que se aprende, la llamada educación financiera, para administrar el dinero de manera productiva", señaló Florencia Valdes, Marketing Manager de la mencionada plataforma.

Los expertos de Adelantos.com, compartieron seis consejos para tomar la situación con calma y evitar caer en el estrés financiero:

1. Identificar los problemas, armar un presupuesto: Lo primero que debemos hacer es, y aunque cueste, tratar de conseguir la calma. Una mente despejada, razona mejor. Para esto lo mejor es armar un presupuesto detallado para localizar la raíz del problema.

2. Control de Gastos: Adquirir conocimientos básicos y habilidades financieras, permitirán mejorar la salud en las finanzas y como consecuencia evitar la situación de estrés. Existen aplicaciones o calculadoras de ahorro que ayudan a controlar los gastos y mantenerse al día con el presupuesto mensual. Algunos ejemplos de apps son Monefy, Fudget y Toshl.

3. Unificar gastos:  Dentro del control de gastos, si uno tiene muchas cuotas de préstamos o tarjetas, lo mejor es consolidar la deuda para tener un mejor control, y reducir gastos asociados.

4. Mirar hacia adelante: No castigarse por lo que no se hizo en el pasado. Hay que concentrarse en no repetir estos momentos de estrés. Cuando se estabilice la situación financiera, pensar en ahorrar lo que se pueda. De esta manera, uno contará con un soporte económico para usar ante un imprevisto.

5. Educación Financiera: Adquirir conocimientos y habilidades financieras ayuda a una buena toma de decisiones diarias con el fin de mantener la salud financiera personal y evitar situaciones de estrés.

6. Actitud positiva: El estrés financiero también influye de manera negativa en nuestro cuerpo y productividad. Realizar una actividad física o cualquier pasatiempo, ayudará a liberar las tensiones, a calmar la ansiedad y disminuir los niveles de estrés.

noticias relacionadas