Facebook anunció que llegó a un "acuerdo de licencia" con la Alianza de la Prensa de Información General (APIG) francesa para pagarle a medios nacionales y locales por el contenido que comparten los usuarios en la plataforma. Así, Francia logró ponerle fin a una larga batalla iniciada en 2019, que buscaba proteger los derechos de autor de los diarios y portales—por la que ya habían logrado "derrotar" a Google—. 

"Estoy muy contento de llegar a este acuerdo, que es el resultado de un diálogo franco y fructífero entre los editores y una plataforma digital líder", declaró Pierre Louette, presidente de General Information Press Alliance y CEO de Groupe Les Echos — Le Parisien. Según explicó el ejecutivo, "los términos permitirán a Facebook aplicar la directiva y la ley francesa, al tiempo que generará una financiación significativa para los medios, especialmente los más pequeños".

"Este primer paso en la implementación concreta de los derechos conexos muestra que la solidaridad entre los editores es fundamental para defender eficazmente sus intereses", agregó Louette. El acuerdo, similar al que hizo Facebook con Le Monde y Le Figaro una semana antes, llegó gracias a la sanción de una ley sobre los derechos de publicación de las empresas de medios y agencias de noticias en 2019, denominada "derechos conexos". A grandes rasgos, esta directiva obligaba a las grandes plataformas a negociar con los editores en busca de una remuneración por el uso de contenido de noticias.

El acuerdo permite que los autores de contenidos de prensa, cuyos extractos como titulares, fotos o encabezamientos presentan las plataformas en sus páginas de resultados, puedan recibir una remuneración por ello. La red social, sin embargo, no divulgó ni el monto de la remuneración ni el método de cálculo.

Una batalla que llega a su fin

Como toda regulación impuesta a las Big Tech, que hace mucho están acostumbradas a una libertad casi absoluta, hubo que pelear para conseguirlo. Google primero se negó a cumplir, porque, para ellos, los grupos de medios ya se beneficiaron al recibir millones de visitas a sus sitios web. Un argumento similar habría esgrimido Facebook, bajo la premisa de que la plataforma proporciona a los medios acceso gratuito a una audiencia de 3.450 millones de personas y les da un "tráfico adicional gratuito por un valor estimado de 9.000 millones de dólares".

¿Por qué los medios se oponían? En un contexto donde el diario papel pierde suscriptores a diestra y siniestra, Google y Facebook ganaban millones por anuncios en sus plataformas, desde donde se leían las noticias que los medios hacían. Por eso, la exigencia era recibir una parte de los millones obtenidos de los anuncios que se muestran junto con las noticias.

Finalmente, Google anunció este año que había llegado a un borrador de acuerdo con APIG para pagar a los editores por una selección de contenido que se muestra en sus búsquedas. Y ahora lo hizo Facebook, que se tomó más tiempo pero ofreció menos oposición, quizás en un contexto donde las regulaciones acechan a la compañía por los escándalos a partir de los documentos filtrados y las declaraciones de la exempleada Frances Haugen.

Así, Facebook, cuyo nombre quizás cambie en el futuro cercano, ya llegó acuerdos con la mayoría de los medios franceses, las empresas de medios más grandes de Australia y algunos individuales con muchos medios británicos.

La empresa de Mark Zuckerberg, que anunció su satisfacción por el acuerdo que permitirá a los usuarios seguir compartiendo noticias de calidad, adelantó además que estrenará un agregador de noticias en 2022, denominado Facebook News y, se estima, muy similar al Google News actual. Hace unos meses lo lanzó en Alemania, con grupos editoriales como Axel Springer, Frankfurter Allgemeine Zeitung, Handelsblatt y Tagesspiegel.