Responder mails después de la cena, planificar agenda laboral durante el fin de semana, atender llamados de trabajo a todo hora, en definitiva, desentenderse de la antigua división entre el tiempo de oficina y el descanso. La modalidad de home office tiene muchas ventajas pero también genera confusión en nuestra rutina, desdibujando límites entre las actividades del ocio y el trabajo. 

En este contexto, una nota de BBC describe un concepto tradicional alemán que invita a recuperar la satisfacción de la tarea concluida. "Feierabend" es una palabra que describe el tiempo después de que se termina el trabajo y comienza un período de ocio y descanso. Tendría una traducción cercana a "celebración" y "velada" que a veces se interpreta como "hora de descanso" o "hora feliz". 

"Tiene dos significados, es el momento en que dejas de trabajar por el resto del día; por supuesto, entonces es una buena sensación. En segundo lugar, es la parte del día entre el trabajo y la hora de acostarse ", explica un desarrollador de software berlinés citado por la publicación. 

¿Cómo se recrearía esa sensación en tiempos de home office? Se citan algunos ejemplos como ir a pasear o andar en bicicleta emulando el viaje que uno solía hacer de vuelta del trabajo, o vestirse para el momento laboral y cambiarse después. 

De todas formas, también se aclara que "el concepto de Feierabend también está vinculado a una mentalidad muy capitalista de que las empresas obtienen más productividad, y por lo tanto más valor, de su fuerza laboral si a los trabajadores se les permiten períodos claros de descanso después del trabajo". En los comienzos, estaba vinculado a una concepción religiosa donde la campana de la iglesia marcaba el fin del día laboral y el momento de orar. Luego fue cambiando, pero los días festivos y domingos aún se conocen como Feiertage, o "días de descanso", y la ley alemana los protege como "días de descanso del trabajo y de elevación espiritual".

Según analiza la nota de la BBC "el enfoque alemán parece reconocer que siempre habrá tensión entre el yo laboral y el yo privado. En lugar de intentar reconciliar los dos, la desconexión que viene con Feierabend establece límites entre ellos. También suele crear un camino entre los dos estados, como vestirse para la oficina y cambiarse después del trabajo. Reconoce que estar en el trabajo, y en 'modo de trabajo', impone exigencias a una persona de las que se necesita un alivio regular".

Por supuesto, el Feierabend no siempre logra aplicarse. Los alemanes trabajan más horas de las que deberían. Una encuesta sobre el tiempo de trabajo mostró que los empleados alemanes a tiempo completo trajan un promedio semanal de cinco horas más que sus horas contratadas. Pero incluso con horas más largas, poner fin al día en que se realiza el trabajo puede ser reconstituyente.

Paula McLeod, fundadora de la empresa estadounidense de coaching ejecutivo Success by Design, Feierabend "tiene mucho sentido". A lo largo de la pandemia, McLeod ha estado entrenando a sus clientes para que tomen medidas similares para distanciarse del trabajo, desde que pasó a trabajar desde casa. "La gente necesita algo para reemplazar el turno que ocurre cuando se desplaza hacia y desde la oficina", dice. Asegura que algo tan simple como cambiar los pantalos por unos deportivos ayuda a la mente a "cambiar de modo". El concepto puede hacer consciente esa transición entre uno y otro tiempo y dejar lecciones valiosas para quien se siente abrumado por la nebulosa laboral.